Hidan no Aria Volumen 15 – Capítulo 2

Segunda Bala: Constelación – Enable y Polvo de Diamante

26 de diciembre. Al regresar finalmente a Japón en este día un poco frío… Shirayuki viajó de Umeda hasta Aomori para comenzar a ayudar en los preparativos de recibimiento del nuevo año en el santuario Hitogi. Por otro lado, Aria se fue a una reunión con un abogado en el distrito de Toranomon y Riko se dirigió a Odaiba para alistarse y participar en el Comiket de esta temporada o algo así. Fue así como cada una de ellas tomó su propio camino y se separaron por el día de hoy.

(Es bueno ver que aún les quedan bastantes fuerzas…)

Y así, luego de recoger a Haimaki, a quien había dejado con una de sus kouhai, al final sólo quedamos yo y Reki durante los siguientes días en la escuela Butei. Más bien, luego del viaje regresé y dormí un largo tiempo debido al agotamiento.

Al día siguiente, en la mañana… dado que no había clases regulares ese día, junto a Reki me dirigí hacia el departamento de Masters. Después de todo, luego del final del anterior semestre era bastante posible que varios anuncios o información importante estuvieran colgados en el tablón de la sala. En cualquier caso, uno de los puntos más importantes a revisar era la lista de estudiantes llamados a tutoría por la falta de créditos. por supuesto. En el primer semestre de hecho fui llamado a ese tipo de tutoría por no tener créditos suficientes, pero esta vez… Bien, lo conseguí, esta vez mi nombre no está en la lista. Al parecer, los créditos que obtuve aquella vez en la preparatoria de Higashi Ikebukuro dieron sus frutos.

“¿Uhm…?”

Al revisar un poco más me di cuenta de cierto nombre en la lista de estudiantes llamados. “Jeanne d’Arc, segundo año, clase B, departamento: Informa”… El nombre de Jeanne está aquí. ¿Acaso habrá metido la pata en alguna cosa como para que la llamen? Bueno, da igual, cada uno tiene sus propios problemas.

Y así, luego de cambiar nuevamente mi vista a una nueva cosa, esta vez me fijé en la clasificación de los resultados del examen de la Segunda Excursión.

(Segundo año… Tohyama… Tohyama…)

Me puse a buscar mi nombre y lo encontré en muy poco tiempo. Puesto 126… justo por encima del promedio.

Así es. Yo quien se fue de mano a mano contra un submarino nuclear, de golpe a golpe contra el arma humana del ejército estadounidense e incluso hizo que la mafia de Hong Kong y Japón se rindiera… sólo tengo una puntuación promedio en lo que estudios se refiere… No obstante, así está bien, es un logro; después de todo, casi siempre quedaba en un puesto fijo mucho más abajo del promedio.

Viéndolo desde ese punto de vista, las clases que tomé en la preparatoria de Ikebukuro del este dieron sus resultados en la Butei. No estoy tan seguro hasta qué punto, pero sé con certeza que al menos mis matemáticas mejoraron. Aun así es pronto para relajarme. Si obtuve un puesto promedio en la escuela Butei, que académicamente hablando es de un nivel inferior, eso significa que a nivel nacional estoy mucho más abajo. En especial en educación física, donde mis reprobados en esa materia son incontables. La verdad es que quisiera seguir contestando a las preguntas problemáticas con el clásico giro del lápiz, pero a este paso no podré subir esas notas.

Bueno… supongo que debería revisar la lista de los primeros lugares sólo en caso de que tenga que pedir a alguien que me ayude con los estudios. Aun estudiando en este nido de tontos, supongo que entre los de Connect y Medica debería haber algunos tipos que sean buenos con los exámenes. No obstante, dado que no tenía amigos en esa rama, intenté buscar al top del departamento de Asalto y… ahí estaba. Posición general 11, Shiranui Ryo. Más arriba de él, en el famoso top ten también había algunos nombres conocidos: Watson-chan estaba en el puesto 9, y en el top tres… Oh vaya, la señorita Shirayuki esta vez cayó al puesto 2. Ahora bien, ¿quién es el reluciente número 1 en esta ocasión…?

Y así, al revisarlo dejándome llevar por mi curiosidad…

“Número 1, Mochizuki Moe, Ambulance. ¡…!”

(Bien, haré… ¡como si no acabo de ver nada…!)

Y así, para poder escapar un poco de la cruda realidad, salí de la sala y pensé en arrastrar a Reki hasta el centro de juegos y distraerme un poco. Al salir, en medio de lo que daba la impresión de ser una pequeña plaza ubicada cerca del departamento de asuntos académicos, observé a tres chicas haciendo la base triangular utilizando una Dummy Apple y un lanzador RPG-7 usados[1].

(Pero qué tontería…)

Vamos chicas, no hagan actividades tan movidas con la falda tan corta de este instituto, ¿no ven que molestan a los enfermos de histeria? Además, sí que tienen agallas para hacerlo justo en frente del departamento académico. Si logran hacer un home run, y de pura casualidad quiebran una ventana en vez de una bola, recibirán una bala de regreso. En el mejor de los casos una de Magnum, y si las cosas se ponen más calientes hasta puede que un verdadero cohete para ese RPG-7.

Y así, al pensar en lo peor con mi evidente mala cara que recibí de nacimiento… ¡Kapan! La “bola” mal tirada de una de las chicas tontas vino volando hacia mi dirección.  No obstante, de seguir su curso, golpearía a una chica que estaba parada a un lado de la entrada del instituto.

Si se trata de una estudiante de Butei no debería haber problema, pues casi a todos los de primer año se les enseñaba a evadir y devolver objetos que contienen riesgo de daño. Sin embargo, la chica se quedó parada sin hacer nada. Por supuesto, tampoco parecía que tuviera intención de recibirla, sino que simplemente llevó sus dos manos a boca y las sopló para calentarlas. Al parecer no se había visto el objeto aproximándose.

El interior de esa Dummy Apple estaba compuesto de arena, y la fuerza de impulso con la que fue lanzada tampoco era tan exagerada… pero, aun así, el exterior seguía siendo metal, y además estaba el seguro. Si es lanzada y te golpea donde no debe, la herida podría ser considerablemente grande. De todas formas, traté de correr sólo un poco y… ¡Pong! Atrapé la “bola” de metal.

“¡Aah, lo siento~!”

Y así, las chicas tontas se disculparon desde la distancia. La escena era parecida a una de esas típica que haría un club de softball. Pero no es con ellas con quien debo enojarme; después de todo, son estudiantes de Butei, y ser tonto es una ley aquí, así que no queda más que perdonar que sean tontas. No obstante, lo que no se puedo permitir es que sean descuidadas. Si lo son, en cualquier momento alguien podría perder la vida. Se trata de un Butei al fin y al cabo.

Y reflexionando sobre eso, esta vez pensé en dirigirme a esta otra chica que estaba boquiabierta.

“Hey, tú. Se supone que eres de Butei, pero tu nivel de percepción está demasiado descuidado.”

Al decir eso, ella se giró y… ante mis palabras, esta chica que estaba con una expresión que decía no entender por qué la estaba reprimiendo, esta chica que tenía un delicado corte de cabello pequeño tipo hongo…

“…¡Tohyama-kun!”

Abrió de par en par sus grandes y relucientes ojos y luego cambió su expresión a una de alegría. Aquella chica llevaba adecuadamente el uniforme del instituto Butei…

“….¡M-Mochizuki, Moe…!”

Y así, fui arrastrado forzosamente a aceptar la realidad de la que trataba de escapar y sin darme cuenta la terminé llamando por su nombre completo.

“¡Qué alegría! ¡Entonces sí me recuerdas!”

Aunque, por alguna razón, Moe simplemente ignoró a Reki… Espera, ¿esto quiere decir que ella me estuvo esperando aquí? Sí es así, me atrapó. Por lo visto el descuidado aquí soy yo.

Y para poner peor las cosas… Kkkiii. Un Toyota Century se acercó a toda velocidad desde el otro lado de la entrada. Luego, el Toyota se detuvo justo frente a nosotros tras pasar por encima de un charco de agua que alcanzó un poco la ropa de Moe.

“…Oh, lo siento, señorita.”

Dijo el hombre calvo que venía conduciendo el auto, aunque creía haberlo visto en alguna parte. Cargaba con un collar de dieciocho piezas doradas y una camisa púrpura con una chaqueta negra encima, además de un tatuaje en el cuello… Más bien lo tiene completamente a la vista; mire por donde lo mire es de la mafia.

(¡Este tipo es…!)

Ahora que lo veo, este tipo era uno de los funcionarios del sindicato Kagataka antes de que se disolviera. Si no mal recuerdo, era además un ex boxeador que no se encontraba en casa en el momento del golpe de estado. Dado que se quedó prácticamente en la calle y sería de ayuda para la ex directora del sindicato, Kagataka Kikayu, pensé que sólo era un simple sirviente, pero…

En el momento que pensé eso, alguien se bajó desde el asiento del pasajero del Toyota.

“Buenas tardes, Tohyama.”

Aquella Kagataka Kikayu en la que acababa de pensar sólo hasta hacía un momento… salió del auto llevando también puesto correctamente el uniforme del instituto Butei.

“Geh… ¡¿K-Kikayu?!”, dije con mi cara.

“¿No te parece que tu reacción de ahora y la que tuviste al ver a Moe son algo dispares?”

Me dijo Kikuyu inclinándose un poco hacia adelante mientras sostenía su bufanda marca Bulgari en su cuello. Por otra parte, la otra persona que estaba mirándome fijamente mientras me daba un fuerte saludo sosteniendo mi mano derecha con las suyas…

“Gracias por tu trabajo en Hong Kong, Tohyama… Veo que por fin la señorita… la señorita…”

“Por fin encontró a una persona de confianza.”, dijo el hombre con aspecto de mafioso mientras agachaba su cabeza varias veces frente a mí con lágrimas escurriendo de sus ojos.

Uhm, pero, aunque me dé las gracias por eso… En fin, no respondí nada. Lliberé mi mano y luego me giré hacia Kikuyu.

“…¿Qué especialidad?”

Hice aquella pregunta dándome totalmente por vendido, aunque rezando que no fuera Inquista. Y así, luego de que le hablara, Kikayu bajó la mirada un poco feliz y dijo…

“…Me decidí por Lezzad y Daugula después de pensar que en ellas debía esforzarme un poco más. Si tienes algún trabajo disponible, no dudes en llamarme.”

Kikayu… te has convertido en una estudiante hecha y derecha. Uaahh… es tan brillante que me da miedo. Y pensar que tanto Moe, la personificación de lo dócil y ex líder de la magia, como Kikuyu ahora están en Butei… Otras dos raritas se han unido al pozo de los raros en el Butei, y esta vez posiblemente por mi culpa.

Y así, al verme girado hacia la dirección de Kikuyo, Moe hizo un pequeño puchero con sus seguramente suaves mejillas.

“¡Tohyama-kun! ¡Yo entré al departamento de Ambulance y mi club es el de la banda de música!”

Anunció su propio estatus ahora como un Butei de forma energética.

“E-Está bien, pero dejando de lado a Kikuyo, ya que desde un principio estaba ligada al Butei de alguna forma, ¿por qué una completa civil como tú decidió entrar? ¡Y aquí, un instituto lleno de mafiosos…!”

Dije con una expresión amarga al preocuparme el bienestar de Moe…

“Él tiene razón. Ya lo había dicho antes, pero una chica como tú no durará mucho en un lugar como éste.”

Dijo en mi apoyo Kikuyo, quien claramente había recibido la mirada algo rencorosa por parte de Moe.

“¡E-Es obvio el porqué! Si dejaba que Kukuyo-chan fuera sola, de seguro volvería a hacerle algo pervertido a Tohyama-kun. Además, yo también quiero acercarme más a él. ¡Mi papá y mi mamá me dijeron que hiciera lo que yo quisiera realmente hacer e incluso Saki se alegró por mí…!”

Luego de que Moe explicara con orgullo las razones de su transferencia…

“¡Además, no creo que Kikuyo-chan deba decir mucho al respecto! ¡Ella vino hasta aquí pareciendo una acosadora sólo porque le gusta Tohyama-kun!”

“¡N-No seas tonta, no es nada de eso! ¡Sólo vine a aquí porque me rehúso a perder ante una hormiga como tú!”

Y así continuaron con su discusión verbal. Pero ahora que lo pienso… Moe tiene las agallas de agregarle el “chan” a la ex líder de la mafia…

Y ahora, con una habilidad espectacular para hablar, Moe lleva a Kikuyo a otro tema de conversación para dejar de lado las quejas que estaba recibiendo. Sinceramente, creo que en ese campo ella es perfecta para el Butei.

“Fum. De todas formas no importa porque tengo el segundo botón de Tohyama-kun.”

Dijo Moe de forma provocativa hacia Kikuyo con un tono de voz un poco diferente al que usa cuando habla conmigo.

“Ah, OK.”

Sin previo aviso, Kikuyo respondió y luego arrancó el segundo botón de mi uniforme a prueba de balas.

“Oh, ¿qué ha pasado?, también tengo su botón.”

“¡Eso no es justo! ¡Es trampa, Kikuyo-chan!”

“Para alguien de Lezzad eso es un cumplido. No te preocupes, Moe, aún no es tarde; regresa por donde viniste. Incluso Tohyama te lo está diciendo. Además, sólo para tu información, soy el tipo de persona que no se rinde hasta tener a su presa.”

“No me digas~ Pues de hecho yo también lo soy~”

“…En verdad seguimos teniendo la misma actitud hacia ese tipo de cosas.”

“Así parece~”

Y así, en medio de su discusión con rostros malhumorados, hubo un pequeño receso donde se entendieron la una a la otra. En serio, ¿qué se supone que está pasando aquí…? ¡Que alguien me lo diga…!

Acababa de regresar al país y ya me vi atosigado por chicas una tras otra, y para agregarle algo más a este horrible día, recibí un correo inesperado en mi celular. Es una invitación de Watson. Además en medio del texto estaba el emoticono de una bomba y unos tenedores. Esos dos juntos sólo significan una cosa aquí: si no vienes pronto, te haré comer una granada.

…Debo apresurarme. Pero ahora que lo veo bien, esa tonta dice que tomó la habitación Sigma del Departamento de Asalto. Si te preguntas qué es la habitación Sigma, es una sala llena de cosas bonitas y modernas dedicada a las chicas. Aunque realmente no entiendo su juicio al elegir una habitación tan femenina como ésa sólo porque Kaname y Shiranui la vieron la vez anterior en la sala de arte, sin mencionar que Watson sigue siendo considerado un hombre por los demás, así que básicamente significaría que dos hombres estarán entrenando o haciendo lo que sea en una habitación de chicas. Agregando por supuesto que estaremos vestidos de chica, así que lo mires por donde lo mires sólo seremos dos pervertidos juntos en una habitación.

Pero, en fin, al final terminé yendo a aquella bonita habitación tan parecida a la que usa Kyari Pamyu Pamyu… y así fue como pasé el rato bebiendo té mientras leía algunas guías y lugares de citas en Asakusa junto a Watso, quien traía un corte de cabello bastante bonito que lo hacía lucir como toda una chica (aunque desde un principio lo era).

“Lo siento, Tohyama, mi cuarto está algo… desordenado.”

Aunque ella también desde un principio actuaba algo marimacho, últimamente ha estado mostrando gestos y acciones más femeninas. Sus ojos mostraban una expresión tierna hacia a mí, y era tan notable que casi me afecta un poco.

“Igual no es como si la hubieras desordenado. Es sólo una habitación prestada después de todo.”

“Veo que sigues sin entender del todo esta terapia, Tohyama. Escucha, eso de ahora fue la muestra de humildad de una chica.”

Con tan sólo responder un poco lo obvio, Watson apretó los puños, y mientras tanto yo, del miedo, simplemente me limité a decir unas pocas palabras. Al parecer, Watson tiene una licencia de aprendiz de boxeo.

“Bueno… mejor dejemos aquí la terapia por hoy. ¿No crees que ya hicimos mucho? Estoy cansado.”

“Sí, está bien. Últimamente me has sido de mucha ayuda.”

Dijo sonriendo otra vez con una linda expresión… Entonces, al sentirme un poco apenado y tratar de huir del sillón donde ambos estábamos sentados hacia la mesa de estudio…

“Ah… Watson, ¿me puedes responder algo? Aunque es una cosa relacionada con Reino Unido…”

Me decidí a preguntar algo que me había estado dando vueltas en la cabeza incluso antes de regresar al país.

“¿Sobre Reino Unido? Claro, no hay problema. ¿Acaso finalmente te dieron ganas de tener algo de conocimiento sobre el mundo?”

“No es nada tan exagerado, sólo una aburrida curiosidad. Uhmm, verás… esa daga, la Scramasax que cargaba Sherlock en IU, ¿la recuerdas? Bueno, la cosa es que Sherlock había dicho algo así como que se trataba del “tesoro del Imperio Británico”… ¿Sabes qué quieren decir las inscripciones que tiene? “

“Sí, lo sé. Te refieres a la espada que le quitaste, ¿no? Las inscripciones dicen «Excalibum». Aquí en Japón es lo que conocen como “Excalibur”, la espada sagrada y uno de los tesoros del Imperio Británico.”

“…”

“Justo ahora, el MI6, el servicio secreto de inteligencia de Reino Unido, la está buscando junto al paradero de Sherlock.”

“……”

“Pero odio a los del MI6. En especial los de la división serie 00. Matan a cualquier persona en medio de sus Humint[2] siempre y cuando no sean británicas y sólo porque no les agradan o van en su contra.”

“………”

“Además es porque rechacé la consulta sobre el paradero de la Excalibur luego de la destrucción de la IU como símbolo de rebeldía hacia ellos, por supuesto. Aunque tú puedes usarla todo lo que quieras con tal de que no llame mucho la atención. Ah, pero trata de no dañarla ni destruirla, ¿de acuerdo? Si llega a pasar, es muy posible que incluso James Bond venga a matarte.”

….Mierda… No puedo decirle que hice de esa cosa un árbol de Navidad… Es más, justo ahora la pequeña Seax alias Excalubir sigue en el techo de la base de Ranpan… o tal vez se la llevo el viento y cayó al mar. Si lo descubren estaré en verdaderos problemas. Esa división 00 tiene a los agentes más peligrosos de todo el mundo, y los rumores dicen que ni siquiera la división 0 de Japón puede contra ellos. Y por supuesto, ni siquiera el Modo Histeria me salvaría. Sin mencionar que no es como si pudiera viajar y recuperarla.

Bien, llegados a este punto, sólo queda borrar esa información de mi mente de por vida. Bien, Kinji, vive en la ignorancia lo que te quede de vida.

“¿Qué te pasa, Tohyama? Tienes la cara azul, ¿sabes?”

“El azul es el color de la superación.”

“¿…?”

“C-Creo que es mejor que me vaya. Ya casi va a atardecer, y no sería muy bien visto que me quedara hasta la noche en la habitación de una chica.”

Tratando de levantarme rápidamente para huir antes de que hurgara más en la conversación…

“Tohyama. Antes de que te vayas, quiero decirte algo.”

“Si es de la Excalibur, yo no sé nada.”

“No es eso. Es sobre Katze.”

Watson detuvo mi escape desde la cama y mencionó ese nombre.

Katze Grasse, la bruja de Greneda que nos atacó en Hong Kong y uno de los restos que dejó la Alemania nazi.

“Aria me lo contó bien, pero… los movimientos de Katze luego de la derrotada de Ranpan fueron rápidos, demasiado rápidos diría yo… Además, los preparativos de un ataque a tal escala no pudieron haber sido hechos sino con mucho tiempo de antelación.”

“…¿Qué es lo quieres decir?”

“No es que quiera decirlo, pero creo que alguien está filtrando nuestra información.”

Aria también había dicho algo sobre eso… aquella vez en el Syma Hari.

En otras palabras, tanto Holmes como Watson concordaban con esa posibilidad.

“Katze, todos en el Régimen Hex y sus predecesores, al igual que el Vaticano y Tamamo, son gente con experiencia en la batalla. Ellos no se hacen mucho a la idea de tener una manera absoluta de ganar, por lo que de alguna forma pueden estar enlazadas.”

“…Sabes bien que no me gusta dudar de mis compañeros.”

“No es cosa de que te guste o no. Escucha, tú has venido ganando una guerra tras otra últimamente, y la victoria da tranquilidad y confianza al corazón de las personas. El método más simple que el enemigo puede usar en esos momentos es el de espiar.”

Dijo Watson con una expresión seria, cosa que no me hacía olvidar el hecho de que fue apodada como Ven[3] y recibió una medalla por su trabajo como agente de inteligencia por parte de Liberty Masons.

“La guerra del extremo oriente fue un gran conflicto armado. ¿Por qué el conflicto? Porque, en aquel transcurso de tiempo, el balance de poder entre las facciones se derrumbó por completo. Por eso siempre hay que tener cuidado de los asesinatos, traiciones y sobre todo espías.”

“Cualquiera que use ese tipo de trucos simplemente perderá miserablemente. Es algo común en este mundo.”

Dado que no quería aceptar dudar de mis compañeros, simplemente respondí a las palabras de Watson una tras otra sin pensar, lo que hizo que se exasperara. Y luego de un momento a otro se levantó rápidamente del sofá.

“Bien, te lo explicaré con un juego para que lo entiendas.”

Luego comenzó a aproximarse a la mesa de estudio a la que yo había huido hace rato. Puso su cabeza, la cual olía tan bien como la canela, muy cerca de la mía, tomó papel y lápiz de la mesa y comenzó a dibujar lo que parecía ser una especie de carta.

“Esto es una carta que representa la fuerza militar.”

Luego de eso comenzó a hacer otras con tijeras y rotulador, dándoles la forma de lo que parecían ser el rostro de Aria, Shirayuki, Riko, Katze y Patra con unos valores numéricos que presuntamente representaban su fuerza. Los rostros estaban algo deformes, pero al menos se podía entender quién era quién. Watson, se ve que tienes el corazón de un artista.

Por último dividió las cartas en mazos separados que parecían representar el lugar de las sedes centrales de Greneda y Deen…

“Deen sí que tiene ventaja.”

“Sí, pero ¿qué crees que pasa cuando una de estas cartas se va al lado contrario? Por ejemplo, para hacerlo más fácil, pongamos a Riko.”

Dicho eso, lanzó la carta de Riko hacia el lado de Greneda. Esta chica sí que es cruel… No obstante… con aquel movimiento de carta de Watson pude entender perfectamente el peligro al que se refería.

Al mover la carta de Riko hacia el otro lado, por supuesto la carta de Hilda también hizo lo mismo, lo que significa que el centro de Asia al que nosotros pertenecemos había ganado dos nuevos y formidables enemigos. Y si aquellas dos avanzaban junto a las ya agregadas Katze y Patra… estaríamos claramente en un gran problema.

“Tanto tú como Aria son débiles a la magia, ¿recuerdas?”

En otras palabras, el valor numérico de la fuerza de nuestros aliados fue reescritos drásticamente. En adición…

“Además, Riko conoce todos los trucos de Jeanne por su tiempo juntas en IU. Esto es algo totalmente desafortunado.”

El valor bajó una vez más. Con tan sólo una traición, Tokyo quedaría abajo en la balanza.

“El traidor siempre le dispara a una sola persona primero. Después de todo, allí está la sorpresa.”

La carta de Shirayuki, que estaba al lado de la de Riko, de repente se giró boca abajo. Supongo que esto significa fuera de combate, o tal vez incluso una muerte. Con esto Tokyo está casi aniquilada, en otras palabras, ahora sería el momento de que Cao Cao y Kou fueran trasladadas como aliadas. La fuerza de Hong Kong tendrá que ser dividida…

“Otro ejemplo: ¿qué tal si Habi y LOO, de la cual no sabemos si es aliada o enemiga, vienen y nos atacan? Su nivel de fuerza está marcado como «?», lo que significa que hay una posibilidad de que sean mucho más fuertes que nosotros. Incluso si el Régimen Hex no lo conforma una sola persona, todos los miembros son brujas guerreras, mujeres que tienen la batalla como su rama de especialidad. No sé cuántas de ellas son las que participan en la FEW[4], pero siempre hay posibilidad de que nos enfrentemos a más brujas aparte de Katze. ¿Quieres aumentar más cartas al lado enemigo?”

“…”

“Todo lo que de acabo de decir son los peores hechos que pueden pasar para que te des cuenta de en qué estás equivocado. Pero no olvides que todo eso se podría cumplir al próximo mes o tal vez a la próxima semana.”

Tanto compañerismo como traición a una escala pequeña y grande… son cosas que ya experimenté en el pasado. Dos veces fueron con Riko. Shirayuki con Aria y Riko nuevamente con Kaname. Incluso entre Aria y yo hubo ese tipo de cosas en IU. Hasta Watson, que es la que me estaba diciendo todo esto, originalmente era nuestra enemiga, y ni siquiera debo mencionar a Hilda o a la gente de Ranpan. Ciertamente, pensar que todos y cada uno de ellos poseen ahora un fuerte lazo de amistad… es ser demasiado positivo.

Al quedarme callado por un buen tiempo, Watson liberó nuevamente aquel aroma femenino a través de un suspiro.

“Si ves a alguien actuar de forma extraña, duda de él sin pensarlo dos veces.”

Me susurró al oído en voz baja. Ante eso… definitivamente yo no quería estar de acuerdo, pero mi corazón decía otra cosa. Aunque me diga que dude de alguien actuando extraño… en primer lugar todos ya actúan extraño, ya que después de todo este equipo está lleno de raritos. Incluso Aria, que sólo con decirle “esa cosa es simplemente otro pan anman pero con diferente forma”, ya estaría sacando su pistola lista para dispararme. Ella es definitivamente la que más me parece una enemiga (para mis días tranquilos, claro).

Un traidor… Estoy a punto de llegar al final de mi segundo año con esa estúpida duda en mi mente…

Fue por eso mismo que mi expresión se tornó incluso más turbia en el camino a mi casa en Sugamo para celebrar el nuevo año. Al final, dado que todos los miembros de Baskerville parecían estar ocupados con sus propias cosas, tomé a la única que parecía libre, Reki, y llegué a la estación JR de Sugamo. La razón por la que tomé a Reki y regresé, para resumirlo, fue que a mis abuelos no les agradaba la idea de que recibiera el nuevo año encerrado en las calurosas cuatro paredes de mi habitación. En cierta forma fue fácil, ya que al decirle “ven conmigo” sólo respondió “bueno”.

Y así, mientras ambos caminábamos por un área residencial adornada con cosas para el fin de año, más allá de un callejón donde unos niños estaban jugando fútbol…

“… ¿…?”

¿Es mi imaginación, o un increíble auto está estacionado en ese parqueadero? Era un súper auto como aquellos que se veían en las películas futuristas. Y así, en la parte de atrás de la ropa especial de fin de año del que estaba poniendo una moneda de cien yenes en el orificio del parquímetro…

(¡G-GIII…!)

Al distraerme por el inesperado encuentro con mi hermano pequeño y su extravagante peinado al estilo Demon Kakka…

“¡O~NII~CHAN~!”

¡Hss, mnggg…! A la vez que esa vocecilla, alguien me abrazó. La sensación de esta textura de pechos en mi espada es…

“¡¿K-Kaname…?!”

“Y pensar que pude ponerme a tus espaldas tan fácilmente~ Estás algo distraído.”

Y allí estaba Kaname, viéndome con una sonrisa tan resplandeciente como el sol. En serio, ¿acaso esto es un viaje de regreso a casa al estilo Tohyama?

“Hey, hermano, gracias por lo de la otra vez.”

Y luego GIII, al advertir finalmente mi presencia, se acercó desde el parqueadero y… Pom. Me puso la mano en mi hombro y me sonrió alegremente.

“Escuché que al final destrozaste por completo a esa Kou. Gracias por eso.”

Y de repente me dio aquellas ruidosas gracias. Vamos, al menos no saques esas conversaciones mientras estamos aquí…

“No hice nada de eso… aunque ciertamente ahora es inofensiva. Destruí su láser, así que creo que al menos te la quité de encima.”

Ante mis palabras llenas de sinceridad, GIII simplemente torció su expresión en una risa de gran alegría. Este tipo… ¿de verdad tanto le alegra que su hermano haya hecho algo por él? Aunque, bueno, “pelearte con el mismísimo Son Goku” es algo que la familia Tohyama haría…

“Por cierto, Kinzou, ¿y ese auto?”

“Es un Koenigsegg Agera. Será anunciado recién en la Feria del Auto de Ginebra el próximo año, así que compré el prototipo.”

“Pero… esto cuesta millones, ¿no? ¿Qué harás si lo chocas contra algún poste?”

“Pues comprarme otro, obvio.”

Uwahh, es todo un coleccionista de autos de lujo. A veces me pregunto por qué, por qué dios puso esta gran línea de diferencia entre pobres y ricos con estos hermanos. En la familia Tohyama se suelen hacer los preparativos de fin de año con antelación para que el día del evento se pueda disfrutar sin hacer nada más. Al parecer, esto fue algo que impuso Tohyama Kinshirou de la primera generación, dado que los accidentes pueden ocurrir con facilidad en Año Nuevo. Y así, puesto que GIII y Kaname llegaron primero a casa, se conoce que estuvieron cumpliendo de alguna forma las varias tareas para Año Nuevo como mi abuelo se lo había ordenado.

Kaname había estado bajando la colina una y otra vez buscando y comprando algunos ingredientes para la comida. Aunque, en serio, ¿qué tan buena es su habilidad como para distinguir el buen pescado del malo? Por otro lado, inesperadamente el lavado del baño o de la terraza o cualquier otro trabajo que involucrara el agua y la limpieza era la especialidad de GIII, lo cual en cierta forma era perfecto dado que es un chico que puede trabajar por siempre con sólo tomates como combustible. Incluso la invitada a la fuerza, Reki, es sorprendentemente buena en la limpieza a escoba del tatami, o Haimaki, que también hace su parte y está arrancando las malas hierbas del jardín. (Con la boca, claro) Inesperadamente este perro también resultó ser un personaje bastante útil.

…Y por mi parte, estuve haciendo trabajos de ahorro de energía como sacar los colchones, dar de comer a los peces y cosas por el estilo que me tomaban poco tiempo. ¡Bien, este año será relajado!

Y así, como si me cayera un castigo por pensar en eso, a la noche… mi abuela sacó un viejo rallador de arroz para comer pastel de arroz en la festividad, pero GIII lo destruyó de un solo movimiento. Este tonto con fuerza… Ciertamente se ha ido desgastando con los años, pero éste era un buen rayador que ha sido usado por cientos de años, ¿sabes? Y mira que romperlo así como si nada… Por no mencionar que en ese momento realmente era mi turno de hacer ese trabajo. Al final, siguiendo las antiguas reglas familiares de los Tohyama, tuve que hacerme responsable por el caso del rallador.

A pesar de todo, mi familia, que se había enterado de todo el asunto de la beca que recibía por parte de Beretta por medio de Tamamo y Kaname, irrazonablemente me hizo comprar otro rallador. Aunque, vamos, ¿realmente en este lugar venden algo como eso? Pensé en ello un buen rato, pero lo terminé encontrando fácilmente en un Rakuten. Aunque los que mejor se veían eran los más caros, no pensé ni en mis sueños más locos que usaría el dinero de la beca de Beretta para comprar un rallador. Maldigo mi suerte.

Luego de toda esa gran limpieza…

“Totalmente el paraíso…”

Y así, al soltar una frase digna de un anciano mientras me quitaba el cansancio en el orgullo de la familia Tohyama, los baños al aire libre… Garara… Escuché el sonido de la puerta corrediza del vestidor abriéndose. La verdad es que no tenía mucho más qué decir. La persona que estaba al otro lado del cristal tenía ciertamente puesto el uniforme de la preparatoria Butei.

Así que finalmente está pasando… el famoso evento de la intrusión de la chica en el baño. Pero por eso mismo, dado que al parecer soy una lámpara de problemas con las mujeres que se enciende cada segundo, ya estoy tan acostumbrado que ni me inmuté.

Artículo 5 de la Ley Butei: Actúa rápido, pues hacer el primer movimiento es la esencia de una victoria segura.

Y así, traté de poner mis manos en la ventana que estaba en la parte trasera del baño y… ¿Uhm? No abre… La ventana estaba bloqueada desde el otro lado con una especie de tela que formaba una “X”.

(E-Esto es… una de las técnicas de Kaname… ¡La Fibra P…!)[5]

¡Me atrapó! ¡Actué demasiado tarde…!

Gyarari…

“Oni~chaa~n.”

¡Y-Ya llegó! ¡Finalmente lo hizo, entró! ¡L-La sonriente Kaname-chan! Es verdad que ya tengo cierto nivel de familiaridad con estos eventos gracias a Shirayuki y Reki… pero se trata de mi hermana pequeña. ¡No puedo evitar cierto sentimiento irrazonable de tensión! Sin mencionar que Kaname creció en América, por lo que no oculta sus pechos ni nada parecido con sus manos, simplemente entra con todo a la vista.

“…¡¿P-Por qué entras justo ahora?!”

Kaname, que venía acercándose con unos pequeños pasitos, no traía nada puesto, aunque ciertamente era algo obvio. Ella todavía seguía siendo una niña, pero ya estaba en la etapa donde comienza su cambio a mujer. Aunque su desarrollo aún estaba en progreso, algunas partes de su pecho y trasero ya se podían ver bastante femeninas.

Se veía tan desprotegida hasta el punto de la inocencia, no obstante, claramente su físico era el de toda una mujer. Esta escena es particularmente inmoral, a fin de cuentas es mi hermana pequeña… ¡lo que lo hace más inmoral aún! Aunque, gracias al vapor del baño, los diversos puntos que debían ser cubiertos estaban perfectamente tapados, de lo contrario, la Histeria me habría disparado en la cabeza. Ahora que lo pienso, no creo que muera aunque me disparasen en la cabeza puesto que aquella vez que Katze me disparó lo comprobé.

“Uhmm, verás, puedo oler el aroma de una mujer viniendo de tu cuerpo, Onii-chan.”

“¿Q-Qué?”

“Por eso pensé en quitarte ese olor con un baño y luego dejarte mi aroma a cambio.”

Había varios puntos para replicar las palabras de Kaname, tanto en la primera mitad de su razonamiento como en la segunda. Sin embargo, decidí desistir y a cambio… Sboom… Por ahora lo único que hice fue doblar mis rodillas y adoptar una postura de medio baño para así cubrir mis partes importantes… y buscar una manera de escapar.

“Además, llevarnos bien y tomar un baño juntos en familia no tiene nada de malo, ¿no crees? ¿No crees?”

Kaname ya había avanzado hasta el frente de la bañera con una manera de caminar tan hábil como la de un experto de kendou. Por un lado era una hermana pequeña y por el otro una experta de la esgrima. ¡Lo digo en serio, ciertamente mi hermana pequeña es una chica muy linda, pero ¿por qué tiene un cerebro de pollo en estos casos…?!

“¡Puede que tengas cierta razón, pero aun así un hermano que asiste a la preparatoria no debería entrar con su hermana de secundaria, es de sentido común!”

“Bueno, entonces digamos que no tenemos sentido común. Bien, Onii-chan, tómame en tus brazos~”

Kaname sacó a relucir ambos brazos e intentó entrar a la bañera. Nada de “digamos que”  y nada de “tómame en tus brazos”. ¡Cúbrete esos pechos, por favor!

O eso es lo que quería decir, pero dado que se me hace imposible ganar en un duelo de palabras contra esta genio genética, decidí hacerlo del modo que una persona corriente lo haría… Solté un gran “¡guau!” antes de que me abrazara y la engañé para que mirara a otro lado. Tanto su flanco izquierdo como el derecho estaban perfectamente libres de brechas por las que pasar, pero dado que su pierna estaba levantada para tratar de entrar a la bañera… yo, quien llegados a este punto ya estaba un poco afectado por la Histeria, me abrí un camino en medio de ese hueco y luego…

(…¡Senrin!)

Luego de deslizarme por la bañera en medio de sus piernas gracias a la técnica secreta de la familia Tohyama, finalmente pude ponerme tras la espada de Kaname. Aunque, personalmente, el acto de saltar de la bañera y pasar bajo la entrepierna de mi hermana menor no es algo de lo que me sienta orgulloso.

Después tomé mi ropa y me preparé a pasar por el vestidor, el pasillo y finalmente llegar a mi cuarto como un tren bala a la de uno, dos, ¡AHORA! Mientras tanto Kaname, estaba parpadeando con dudas por la finta que le había hecho y la nueva técnica que había usado… Supongo que para ella simplemente desaparecí justo frente a sus ojos.

Oh, pequeña Kaname, eso sólo fue lo básico de las técnicas de la familia Tohyama, algo que se enseña desde pequeño. Y la única forma es imitándolo. Y pensar que se te ha pasado por alto eso… Aún te falta mucho por aprender como alguien de la familia.

Y así, mis cansados días continuaron hasta que finalmente llegó el día de vísperas de fin de año, en el cual fui despertado con el famoso toque de sartén al estilo “despertado por mi hermana pequeña”. Hoy, este día, es el inicio de la fiesta. Por ende, hoy me decidí a pasar un día tranquilo después de un largo tiempo…

En la sala, Reki y la abuela estaban bebiendo té, mientras que Kinzou y el abuelo estaban recogiendo las papas del invernadero. Afuera, en el jardín, Kaname trataba de hacer levitar a Haimaki con la Fibra P. Y así, el día de la festividad en la familia Tohyama continuó hasta el anochecer…

Por mi parte simplemente me pasé el rato viendo el sexagésimo NHK Uta Gassen[6] mientras comía soba con salsa roja[7] frente al televisor.

“Este año hemos tenido un divertido fin de año.”

“Así es…”

Decían mis abuelos el uno al otro relajadamente. Pero… este escenario frente a mis ojos donde todos estamos reunidos cenando es, ¿cómo decirlo?, peculiar. Una ex guardaespaldas presidencial, una arma humana y una francotiradora de rango S comiendo tempura juntos mientras ven el Kouhaku, en la misma sala, encima de la misma alfombra.

(Me pregunto qué estará haciendo Nii-san ahora mismo…)

Dije para mis adentro mi mientras soplaba lentamente el soba caliente.

“Ooh…”

Reflejado en el televisor, el disfraz parecido a un gran robot que cargaba Kobayashi Sachiko había dejado encantado a GIII. Este tipo ciertamente posee un sentido de la belleza algo ido, pero a la vez es poseedor de la particular característica de entrar en Modo Histeria al emocionarse con las artes escénicas y visuales. Incluso ahora parece estar en Histeria en todo momento. Mira que entrar en ese modo con Kobayashi Sachiko… Me dejas sin palabras Kinzou…

“¡Qué rico! Ah, Onii-chan, si no vas a comer tu camarón, yo lo tomaré!”

“¡Ah, oye!”

El tempura de camarón era algo que había estado guardando para disfrutarlo más tarde, pero dado que al parecer a Kaname le había gustado mucho la comida japonesa hecha a mano por la abuela, me lo robó sin piedad. Incluso Reki estaba comiendo el soba fideo a fideo sin parar.

Luego de la cena tenía bastante tiempo libre para esperar el año que se iba y el que venía, no obstante, Kaname se había estado acercando a cada momento a mi lado, pegándose a mí, lo cual sinceramente era algo irritante. Incluso la mirada cortante que Reki me mandaba al vernos era molesto de asimilar. Mientras tanto, GIII dijo mientras comía carne con tomate…

“Kaname, con ese enorme complejo de hermano que tienes, ¿qué harás si él se consigue una novia? Jaja.”

Comenzó a decir cosas como si fuera un viejo pariente lejano. Ah~ creo que ese tipo de conversación es algo peligrosa… Pensé en ello por un segundo y definitivamente sucedió: Kaname entrecerró sus ojos y luego…

“¿Qué? ¿Una novia, dices? No seas tonto, sólo basta con que tenga una hermana pequeña.”

Respondió con una voz tan fría y seria que le helaría la espalda a cualquiera. Y al hacerlo, Reki…

“Aunque hace poco Tomoe-san y Kikuyo-san se unieron a las chicas que acompañan a Kinji-san.”

¡Reki, traidora…! ¡Desde que llegaste aquí no has dicho ni una sola palabra, ¿por qué tenías que hacerlo justo en este momento?!

“¡Oh, ya veo, así que Mochizuki Moe y Kagataka Kikuyo, ¿eh?! ¡En cierta forma ya lo supe desde el primer día por el olor, pero ciertamente sí que actúas rápido, Onii-chan!”

¡Gss! Con una gran sonrisa en su rostro, Kaname me dio un codazo con tanta fuerza que sentí como si mis costillas se agrietaran. Además las acababa de llamar a ambas con sus nombres completos, como si ya hubiera investigado a fondo el perfil de las dos.

“Tch, así que esas dos también vienen a quitarme a mi hermano…”

“Lo lamento, pero no sé a qué se refiere usted…”

Del miedo, terminé hablando formalmente a mi hermana. Y así, aunque insatisfecho por dejarlo ir nuevamente de esta forma… llegó la hora. Hora de decir adiós. Adiós, año desastroso parecido a un viaje de ida y vuelta al cielo y al infierno… No, del infierno al infierno más bien.

Escucho los sonidos de una campana. ¿Acaso viene del templo Kouganji? Luego de dar los respectivos saludos y felicitaciones cuando el reloj marca las doce, es una tradición en nuestra familia irse a la cama a dormir. No obstante, al parecer mi abuelo tenía una junta de una sola persona con varias fotografías de modelos, así que luego de vigiar que la abuela se durmiera, salió y se dirigió solo al almacén… con la revista porno en mano.

Mientras tanto, yo me puse mi ropa de dormir y traté de escapar de Kaname porque quería dormir conmigo. Aunque recién acababa de empezar el nuevo año, GIII se encontraba justo ahora en la sala vistiendo un traje especial de combate recubierto con un protector de color negro, y estaba listo para irse.

“…Kinzou, estamos en plena noche. ¿A dónde piensas ir?”

“Recibí un llamado por parte de la CIA. Justo ahora me dirigiré al Área 51 en la base de la fuerza aérea de Edwards.”

“¿Dónde diablos queda eso?”

“Al sur de Nevada.”

Luego de hacer mi pregunta, el rostro de GIII se tornó intensamente irritable.

“¡Vamos, al menos podrías memorizar todos los cincuenta estados y las bases militares de Estados Unidos! ¡Vuelve al jardín de niños especiales!”

Me dijo gritando. Aunque dudo que esas cosas las enseñen en el jardín de niños, creo.

“A diferencia de ti, yo soy alguien bastante popular que tiene trabajos exclusivos por allí y allá, ¿sabes? Además, este caso podría involucrarte en un futuro próximo, por eso primero iré a inspeccionar la situación.”

“…Sigo sin entenderlo del todo, pero no importa. Nunca se sabe qué podrían llegar a hacer los militares de Estados Unidos, así que ten cuidado.”

“Tú también deberías, ¿de acuerdo? Aún sigues en conflicto con esos nazis restantes.”

“Aah, te refieres al Régimen Hex. Para tu información, yo también soy alguien bastante popular con muchos enemigos aquí y allá. Ciertamente ellas nos atacaron aquella vez en Hong Kong, pero ahora se escondieron sin dejar rastro alguno. Esta vez no es necesario que te involucres, ellas no son rival para mí.”

…Acabo de decir eso, pero realmente es mentira. Sólo espero que con esto se calme un poco. Si llegara el momento en el que GIII y yo tengamos que pelear juntos, es bastante posible que cometiera algún error grave en mitad de la batalla con tal de mostrarme un buen lado de él. De hecho ya lo hizo aquella vez contra Kou, y casi estuvo a punto de morir. No formar pareja tan rápido con alguien que trae ese riesgo es un principio en el Butei.

“…Las organizaciones de los nazis obviamente están en Europa, aunque también las puedes encontrar en América del Sur, Oriente Medio, África y alrededor de todo el mundo. Pero cuando hablamos del apoyo general que estos reciben, entonces la respuesta sería que son escasos. Después de todo, hace mucho tiempo que el NSDAP[8] se disolvió con la pérdida de Hitler, y por eso ahora todas las ramas de los que quedan están desmoronándose a cada día que pasa.”

Tal vez teniendo la misma mente de hierro rondando en su cabeza que yo hace un momento, GIII sólo me transmitió una breve y pequeña información. Y así, mientras se rascaba la parte posterior de su cabeza como yo siempre suelo hacer…

“Pero, aun así, no importa contra qué facción restante de los nazis te enfrentes, no importa si es muy pequeña o muy antigua, porque, si los subestimas, te estarás tirando a un hoyo tú mismo. Es lo mismo con Al Qaeda. Con ellos sigue habiendo esos hoyos, y aun con las fuerzas especiales de Estados Unidos, la posibilidad de que los ataques sean un éxito siguen siendo del cincuenta por ciento. Así que tú también cuídate, ¿de acuerdo?”

Me dio varias palmadas en el hombro. Fue su forma de decir que estuviera más alerta.

Al día siguiente, en el nuevo año, al levantarme obviamente GIII ya no estaba en la casa… No obstante, Kaname iba vestida con el mismo atuendo que cuando me la encontré aquel día con él, sólo que ahora con el cabello peinado por la abuela. Se trataba de un kimono algo infantil que remarcaba los colores blanco y rosa pálido de la camelia y el cerezo. Al parecer, tenía también un repuesto el cual ahora mismo estaba siendo llevado apropiadamente por Reki. Fue así como decidimos ir a la primera visita al templo[9] como ya habíamos planeado, no obstante, mi abuela prefirió quedarse con el abuelo en casa porque al parecer había atrapado un resfriado por estar toda la noche en el almacén.

Y así, tuve que escoltar tanto a Kaname como a Reki, ambas con sus nuevos atuendos de nuevo año. Pero, de camino al Santuario Hikawa en Ueno, específicamente en la estación, Reki dijo que tenía un asunto que atender y se marchó. Al final, Kaname y yo nos quedamos esperando un rato a que Reki regresara cerca del Panda Gigante, el lugar donde me había encontrado con Aria el día del festival de verano.

En medio del ambiente fresco de la mañana de año nuevo… me deslumbró al ver a Kaname dando a relucir su kimono de una manera correcta. Aunque es mi hermana menor, debo decir que es realmente hermosa. Desbordaba por doquier un aura de chica bonita, no obstante, su expresión seguía siendo tan tierna como siempre, por lo que no tenía quejas que poner. Sin mencionar que sorprendentemente su hermoso cabello castaño y sus pupilas de color azul claro combinaban perfectamente con el atuendo de hoy. Al distraerme con su apariencia, Kaname se dio cuenta de mi mirada y desde el lateral se giro hacia mí.

“Los inviernos de Japón también son bastantes fríos, Onii-chan.”

Y de un tirón, ella se pegó a mi cuerpo y rodeó mi brazo. Suave. La sensación como de una almohada de agua que transmitían los pechos de Kaname pasó a través de mi brazo, aparte de que la ropa que cargaba puesta no necesariamente tenía que vestirse con ropa interior, por lo que resultaba ser algo sumamente peligroso para el Modo Histeria. Esto es muy malo.

“N-No hagas eso, suéltame. ¿Acaso no te parece raro que dos hermanos estén tomados de los brazos?”

Las personas que pasaban por alrededor de seguro nos confundían por una pareja, pues nos veían con una sonrisa en la cara… Teniendo eso en cuenta y en parte porque me estaba avergonzando, me quité a Kaname de encima. Sin embargo, ella posee una voluntad inquebrantable en ese sentido y sólo me sonrió alegremente.

“Onii-chan, a veces eres irracional~ Verás, nosotros los hermanos somos la parte más pequeña de una comunidad. Nuestra sangre está dividida, y además como hombre y mujer somos los más adecuadas para unirnos en relación. En primer lugar, la historia dice…”

…Blablabla, siguió y siguió. Comenzó a sermonearme sobre por qué los hermanos “deben de amarse” mientras señalaba todos los puntos moviendo sus dedo. Y así, luego de algunos minutos de tener que escucharla… de alguna forma, no sé cómo, pero me pareció bastante razonable. ¿Acaso debería ir ahora mismo a comprometerme con Kaname? Pero justo a la mitad de todo me di cuenta… es eso, ¿no? El tan famoso discurso de incitación. En otras palabras, lavado de cerebro, control mental. No puedo creer que Kaname haya usado tal técnica contra su propio hermano… No debo bajar la guardia ni por un segundo con esta genio artificial cerca.

Y en el momento en que pensaba salir corriendo…

“Happy New Year, Kinji.”

“Feliz Año Nuevo, Kin-chan. Este año también cuida de mí, por favor.”

“Ho~la, Ki~kun, feliz y buen Año Nuevo!”

“…”

Antes de darme cuenta, Aria, Shirayuki, Riko y Reki ya habían llegado. Dejando de lado a Reki, todas ellas estaban vistiendo hermosos kimonos. Al parecer, Reki ya había hablado con ellas anteriormente de quedar en algún lugar para hacer la primera visita al templo.

“En serio, Shirayuki no tiene remedio. Y pensar que regresó de Hitogi en un helicóptero jet… Sí que le traes problemas a Makieda-san…”

Aria, que giraba su cabeza sin remedio, vestía un kimono de colores rojo, blanco y rosa tenue representando el brote de las flores de cerezo y sus hojas. Sorprendentemente la ropa tradicional japonesa combinaba bien con sus expresiones occidentales, aunque esto era algo que Aria la Quadra ya había demostrado aquella vez en el festival de verano. Si te la quedabas mirando, parecía más alguien a punto de hacer el Shichigosan[10].

“No pude evitarlo, quería hacer la primera visita al templo con Kin-chan… Además, estaba feliz por volver a verlo.”

Shirayuki se ruborizó un poco y luego se paró a mi lado. El kimono que ella llevaba traía las clásicas figuras de los copos de nieve, una grulla, un mazo, tesoros y tréboles, signos de buen augurio. No esperaba menos de la mujer japonesa perfecta. Con este elegante kimono, su belleza y atractivo se hacían tan presente que… hasta yo me ruboricé un poco. Pero eso me detuvo a pensar una vez más que definitivamente tanto Aria como Shirayuki son sorprendentes. Ellas saben muy bien la ropa que hay que vestir en este día de la primera visita al templo.

“Mira, mira, Ki-kun~ Como este año es el del tigre, ¡chachán, un Tiger~!”[11]

Pero en el caso de Riko… estaba increíblemente mal. En serio, ¿por qué vestía un kimono de lolita? En el cinturón llevaba pegados varios personajes que uno encontraría en las zonas de Toranoana, además de llevar volantes en los bordes de una minifalda combinada con zapatos pesados y medias de colores a rayas. Pero… supongo que alguien que lleva un uniforme a prueba de balas no tiene derecho a quejarse de su ropa. Lo dejaremos pasar, de todas formas le queda bien esa ropa.

Aunque el Santuario Hikawa se encuentra en un lugar relativamente poco conocido, había bastante gente el día de hoy. Debido a eso y luego de pasar más de cinco minutos en una gran fila….

“Es bastante obvio. Después de todo, éste es el camino al lugar de las plegarias y los aplausos. Pero más que esos rituales, lo importante es lo que sienta tu corazón.”

Y así, las seis personas de Baskerville más Kaname comenzamos a ofrecer nuestras plegarias mientras Shirayuki entraba en modo instructora. Desde la distancia pude ver cómo las chicas hicieron sonar la campana, lanzaron sus monedas a la gran caja de ofrendas y, cerrando los ojos, comenzaron a pedir sus deseos seriamente. Realmente no tengo ni idea qué estarán pidiendo, pero esto es un escenario muy bonito a la vista. Bien, oraré también.

(Bien, rellenemos esta caja de ofrendas… Después de todo, para un Butei la suerte es muy importante.)

Pensando en ello, me dispongo a sacar de mi bolsillo quinientos yenes[12]. No obstante, aún estoy lejos de la caja, y eso es nada más y nada menos porque fui empujado el último por las chicas de Baskerville. Si meto una cantidad alta como quinientos yenes no creo que luego pueda meter la mano para recuperarla. Es más, con el ancho que tiene, si lo intentara creo que la mano se me quedaría atorada. Qué problema…

Al pensar en ello me di cuenta. Justo al lado derecho de la caja principal de ofrendas había otra más pequeña unida con lo que parecía ser un lazo de cuerdas blancas y rojas. De alguna forma logre llegar hasta allí y hacer sonar la campana, meter mi ofrenda y golpear mis dos manos…

(Uhmm, veamos… Ayúdame por favor con los problemas que tengo con las mujeres. Además, te agradecería si hicieras algo con el espíritu zorro Tamamo, la cual es tu pariente y al parecer está muy apegada a mí.)

Tal como me dijo Shirayuki, recé desde el fondo de mi corazón, y luego de salir de la sala de oración donde todas estaban…

“Bien. Ya va siendo hora de que me des eso, Kinji.”

“¿…?”

Aria extendió sus dos manos desnudas y Shirayuki hizo lo mismo un poco avergonzada; Riko lo hizo tan energéticamente como siempre, Reki inesperadamente también y Kaname con una sonrisa. Todas estaban en una pose de “dame eso” frente a mí.

“¿Qué te dé qué cosa?”

“Un regalo de año nuevo. Así se llamaba, creo. En Japón es costumbre dar un presente al principio de un nuevo año, ¿no?”

Ah, ya ve… ¡hey! ¡Ahora que me doy cuenta todas estaban sacando la boca del cañón de sus armas desde las mangas de su ropa! En el momento en que pensé que sería el objetivo de los primeros disparos del año, evalué la posibilidad de huir de este injusto desarrollo…

“K-Kin-chan… la verdad es que yo también quisiera que me des el regalo de Año Nuevo… ¡¿T-Tamamo-sama?!”

Fui detenido por las palabras a medio decir de Shirayuki. Al llamarnos la atención la expresión de sorpresa de Shirayuki, todos miramos a la misma dirección, y al hacerlo… vimos a Tamamo, vestida con ropa de doncella del santuario, salir desde las persianas del salón de oraciones. Esa mujer zorro… escondió su cola en sus pantalones y las orejas detrás del accesorio de cabello que lleva puesto.[13]

“…Así que las voces que había escuchado eran de vosotros. Ooh, Tohyama, cuánto tiempo sin verte.”

“¿Por qué tú también estás aquí…?”

Y eso que hace sólo unos momentos recé para que la separaran de mí… Qué estafa~

“Reki me dijo que todos vosotros ibais a venir a hacer la primera visita al templo, así que de paso pensé en hacer mi “trabajo de medio tiempo”. Ooh, parece que los creyentes aquí van aumentando.”

Dicho eso, Tamamo se acercó a la pequeña caja de ofrendas a la que había lanzado mis quinientos yenes y luego… ¡Jarya!  Envolvió en su cuerpo las cuerdas blancas y rojas como si fuera una banda y tomó en su espalda la caja. ¡Espera, entonces esa caja era la de Tamamo!

“Tamamo, vine a este templo a orar, no a darte una mesada. ¡Regrésame mi dinero!”

Perseguí a Tamamo y, al tratar de tomar la caja de ofrendas que ella había agarrado…

“¡Aaaaaah!”

Pyooon… Gtss… ¡Ay! Al saltar, la caja se desprendió de su espalda y cayó en mi cabeza. Este lugar fue donde Katze me dejó un rasguño cuando me intentó disparar, así que duele como no tienen idea. Es más, esa cosa sí que es pesada. Aun cuando recolecta dinero de forma sospechosa, supongo que tiene el debido permiso.

Y así, caí al suelo mientras que Tamamo aterrizó encima de mí poniendo sus pesados zapatos en mi cabeza…

“Escuchad todos. En el fondo de aquel templo se encuentra mi trono, ¡así que recibamos juntos a la persona más importante de aquí!”

Dijo con una gran voz. Al escuchar las palabras “alguien importante” pensé que sería una persona súper privilegiada, pero al final se trató sólo de ella misma. Sin embargo, dado que inesperadamente la presencia de Tamamo en el santuario era realmente venerada, nos terminaron prestando una sala del recinto del santuario. Ella se colocó en el asiento que había delante de nosotros como si fuera un alto dirigente o una reina.

“…Primero, buen trabajo por la derrota de Ranpan en Hong Kong.”

¿Y ésta quién se cree?

“No obstante, tal y como ya debéis de saber, justo ahora… Europa sigue tomando la ventaja a Greneda en esta guerra del lejano Oriente. Patra, además de Katze y todas las brujas detrás de ella junto a esos dos despreciables mercenarios rompió el equilibrio de poder que había entre las facciones. El pensar que ellos dos son aliados de Ranpan por ser orientales es algo que fue sugerido por Japón. No obstante, sus identidades siguen siendo un misterio.”

“Los mercenarios… Así que Youtou y Maken.”

Al mencionar los nombres que Kaname me había dicho la vez pasada por teléfono, Tamamo asintió.

“Hasta ahora diría que son un hombre y una mujer que trabajan bajo las órdenes de alguien más. Su capacidad de combate también parece ser considerablemente alta, pero rara vez entran en una batalla real… Aunque, gracias a eso, los movimientos del Vaticano y Liberty Masons están limitados. Es allí de donde Katze y Patra están tomando su ventaja para actuar.”

“Quisiera más información acerca del tipo de personas que son esos dos.”

Posiblemente no tenía muy buen augurio de la situación, por lo que Aria pidió más información.

“Youtou es el guerrero normal, mientras que Maken es una Stealth. Por ahora, la información que tengo dice que Youtou usa una espada y una pistola, y al igual que la especialidad del hermano menor Tohyama, sus mejores resultados están en el combate a corta distancia. Maken al parecer usa magia muy poderosa a larga distancia, en otras palabras, es una bruja peligrosa.”

Un guerrero normal y una Stealth. Uno combate a corta distancia mientras que la otra a larga distancia, es decir, una combinación equilibrada.

“Me siento impotente~ Es la primera vez que oigo hablar de esos dos.”

Dijo Riko moviendo un poco su cabeza a un lado.

“Exactamente ahí está lo más temible de ambos. Ni a Youtou ni a Maken se los conoce, y absolutamente nadie de Deen sabe de su existencia. En otras palabras, nadie es capaz predecir con qué trucos pueden salir; esos dos son unos caballos negros. Si os encontráis con los dos juntos, lo mejor será que luchéis precavidamente. Incluso Baskarville podría ser aniquilado de lo contrario, así que luchad con ellos rodeando a uno y luego al otro.”

Ahora que lo pienso… Tamamo suele hablar de una manera bastante protectora a la hora de mencionar las fuerzas entre nosotros y el enemigo. ¿En serio dice que sólo dos personas podrían destruir todo el equipo Baskerville? No bromees, ni siquiera puedo imaginarlo. Es imposible.

“Además, hay que recordar que, justo ahora, tanto Deen como Greneda siguen librando la guerra como una batalla de campaña. En el sudoeste, Greneda sigue expandiendo su territorio alemán hasta Egipto, mientras que el noroeste, Deen… Francia, Holanda y Reino Unido parecen estar siendo acorralados. El vaticano en Italia parece que está aislado y actualmente trata de pedir refuerzos.”

Realmente no entiendo casi nada por mis asquerosas habilidades en geografía, pero básicamente se refiere a que Europa está perdiendo y ahora busca la ayuda de Asia.

“Aunque, aun así, simplemente no podemos enviar un montón de refuerzos ahora mismo con la situación en la que están Tokio y Hong Kong, puesto que el enemigo supongo que buscará ese punto débil para actuar. Por ende, enviaremos a unos cuantos soldados a Europa, pero sólo para lucirse en batalla. Mostrar la fuerza que aún tiene Oriente será un punto bajo para el enemigo.”

La táctica que Tamamo proponía no era muy diferente a las artes de guerra típicas que enseñaban en el Butei. Rampage y Decoy, en otras palabras, ataques contundentes y señuelo. Es una táctica bastante básica. En este caso, lo más razonable era dejar al equipo Baskerville en la base principal, es decir, Tokyo, y a Ranpan en Hong Kong manteniendo firme la fuerza principal y luego mandar a unos cuantos “refuerzos de señuelo” para lucirse en el campo de batalla de la Europa en apuros. El objetivo de estos señuelos sería básicamente pelear con ferocidad en las primeras líneas para llamar la atención mientras fingen ayudar a sus aliados al mismo tiempo.

En primer lugar, supongo que Europa estará agradecida por ese apoyo, mientras que Greneda regresará por donde vino pensando en por qué enviamos refuerzos si se suponía que estábamos debilitados, temiendo por supuesto que pudieran ser rodeados tanto por Tokio como Hong Kong.

“Tanto el equipo que ataque en Europa como el que proteja Tokio debería centrarse primero en Katze, Patra, Youtou y Maken. En el caso de Youtou y Maken se dice que ambos son amantes, por lo que si atrapamos a uno posiblemente el otro venga en su ayuda.”

Dijo Tamamo llevando la conversación a un punto bastante trivial… Pero, aun así, generalmente hablando estoy de acuerdo con su idea. En especial sobre Katze y Patra. Esas dos deben ser atrapadas a como dé lugar.

Justo ahora hay miles de razones por las que pelear directamente con ellas, empezando por el disparo en la cabeza que casi me llevo en el secuestro del petrolero, además de que fueron quienes inculparon a Kanae-san. Por otra parte… también se llevaron las Conchas Doradas de Aria… dos de las tres restantes.

(Pero ahora que recuerdo, esa Concha Dorada…)

“Ya entendí todo sobre la estrategia. Ahora, cambiando un poco del tema, toma esto.”

Dije eso y saqué desde mi bolsillo la Concha Dorada que Shokatsu me había dado.

“Ooh, así que recuperaste una. Bien, dásela a Aria, es mejor que regrese a su pecho.”

Al escuchar eso, Aria puso una expresión seria y asintió…

“Creo que ya lo he dicho anteriormente, pero ¿quién habría pensado que Kou resultaría ser la Hihigami?”

Me rasqué la cabeza con cansancio.

“Un dios incompleto, para ser más precisos. Tanto sus ojos como su cabello se quedaron del mismo color negro de siempre.”

Dije mientras miraba de reojo las pequeñas coletas rosas de Aria.

“Si el color principal era desde un principio oscuro, entonces la diferencia de color no se notara incluso si llega a haberla. ¿Acaso no recuerdas que fue lo mismo con Sherlock?”

Explicó Tamamo. Pero eso significaría que… Pensando en ello, me giré hacia Reki.

“¿Cuál habías dicho que era tu color de cabello? ¿Rubio?”

“Es gris plateado.”

Otra cosa inesperada se sumaba a la lista. Luego de eso comencé a imaginar un poco a una Reki de cabello plateado… Sí, definitivamente sería un gran personaje. Es más, de ese color combinaría mucho más con Haimaki. Si usara eso para darles un nombre el clave sería Reki Común/Reki Blanca. En el caso de Aria, que originalmente era rubia, sería Aria Rosa/ Aria Dorada.

Apenas empezando el nuevo año… y en este mismo día frío decidí regresar al instituto Butei y hacer un par de prácticas de tiro en Asalto. Y así, al atardecer me dirigí al tablero de “compra y venta de armas para Asalto” y lo revisé.

Lastimosamente perdí la Scramasax, pero aún así… incluso si es una espada larga, no sólo puede usarse para atacar, sino también para defenderse. Después de todo, la defensa que dan las espaldas es muy diferente de la que el uniforme a prueba de balas me daría.

(En esta época de fiestas de Año Nuevo se supone que hay muchos estudiantes con falta de dinero, lo cual deja muchas ofertas a disposición, pero…)

Mientras pensaba en eso, alguien levantó el anuncio de una jalada. Al voltearme, veo a la instructora de educación física de la división de Asalto frente a mí… Ranbyou. Y de repente, desde el lateral, apareció la maestra de literatura de la división Inquesta, Takagamahara Yutori, la cual por alguna razón tomó mi mano.

“¿Me van a regañar o acaso me van a elogiar?”

Pregunté a las dos jóvenes maestras.

“Puede que ambas~”

Dijo Takamagahara con una sonrisa de lado a lado.

“Ven con nosotras.”

Ranbyou está un poco enojada. En serio, ¿qué pasa con este nuevo desenlace? No puedo describirlo bien, pero tengo un mal presentimiento…

Y así, bajo el cielo de la tarde del cual comenzó a caer una pequeña nevada fui llevado a un lugar. Era el quinto piso de la oficina de los Masters, la oficina del director.

“Con su permiso, director Midorimatsu. Soy Takamagahara, y he traido a Tohyama Kinji.”

“Sí, sí, adelante.”

Luego de recibir la voz de un hombre desde el interior, Takamagahara abrió la puerta.

“Bien, bien, gracias.”

Sentado frente a la mesa de madera, la persona que respondió fue el director Midorimatsu… Espera, ¿de verdad éste es el director? Siento que sí lo es… pero a la vez como que no. Se decía que este director era una persona “efímera”, capaz de no quedar en los recuerdos de nadie.

“Primero, quisiera felicitarte, Enable. Ahora has obtenido tu segundo título. Desde la apertura oficial hace cinco años, eres la decimocuarta persona en obtener tal certificación en nuestra escuela por la Federación Internacional Butei. Tal logro es una proeza estando tan sólo en segundo año, y cabe mencionar que el consulado cultural asiático le otorgó su propia forma de escritura, de modo que por favor tenlo presente.”

El director comenzó a hablar con satisfacción mientras me mostraba una hoja con la palabra “Enable”[14] escrita en japonés con tinta. Tener dos títulos oficiales adjuntos a mi nombre es ciertamente algo por lo que enorgullecerse, pero… odio este tipo de palabras asiáticas poco utilizadas. Lo mismo pensé aquella vez con el título de “Quadler” de Aria. ¿Por qué los de la IADA tienen el mismo sentido del gusto que un estudiante de secundaria?

“El significado de esta palabra es «poder hacer lo que antes se había demostrado imposible y dejarlo marcado en la historia». Es una gran palabra. Estaré esperando más de tus acciones, y que ésas sean tan buenas como las anteriores para no dejar en vergüenza a tu dos títulos. En adición, ahora mismo le entregaré a Takagamahara-sensei un bono extra por concebir otro Doble Título en la clase A. Asegúrese de traer su libreta al departamento de contabilidad más tarde.”

Dicho eso, Takamagahara estaba con todas las ganas de saltar a la pata coja. Ya suponía que el buen humor que traía desde hacía un buen rato era sospechoso.

“Bien, desde aquí… la conversación no será algo que celebrar.”

Finalmente llegamos a esto. Supongo que ahora será la razón por la que Ranbyou está de mal humor, ¿no? Desde el primer momento que entré, ya le había dado un vistazo de reojo a los documentos extendidos encima de la mesa, pero ahora… fijándome más atentamente, vi que eran varios informes de América y China, y también había documentos bastante gruesos con el emblema del Reino Unido.

“A decir verdad, te considero un estudiante bastante extraño. Si hablamos tan sólo de tu habilidad o capacidad, aún más, pues hasta el momento no se te ha podido evaluar a la perfección. Por supuesto, eso tiene puntos buenos pero también puntos malos. Verás, los puntos buenos son algo para celebrar, pero los puntos malos no lo son en absoluto. Y entre esos puntos malos, una de las peores cosas… es el hecho de que llamas la atención de lugares externos.”

Midorimatsu tomó los documentos y los pasó a mi lado de la mesa.

“Supongo que en Italia será algo positivo… pero en América, China y en especial Reino Unido es algo sumamente negativo. ¿No crees que has ido recolectando demasiada gente peligrosa en tu lista de enemigos?”

Aah… así que esto es el regaño por esas cosas. Bueno, aunque ya imaginaba que algún día tenía que pasar. Si bien lo niego en mi mente, por ahora creo que haré una expresión de “lo lamento”.

“No te sientas tan mal. Incluso aquí hemos tenido dos o tres estudiantes problemáticos en el pasado. Además, para un educador, instruir a personas interesantes es una razón de júbilo. Aunque, bueno, ante alguien como tú posiblemente la mayoría se habrían dado por vencidos.”

¿Entonces quiere decir que ya hubo alguien como yo antes? Además, siento que esta persona dice más de lo que debería.

“Pero lamentablemente las quejas internacionales son difíciles de ignorar, y más ahora que estamos atravesando momentos complicados. Verás, justo ahora, Butei está tratando de fortalecer sus lazos con la Comisión Nacional de Seguridad Pública, pero una parte de la comisión tiene una mala relación con el comité de asuntos exteriores. Por ende, el aliado del enemigo es el enemigo, y por ello el comité de asuntos exteriores no ha brindado su apoyo a Butei como lo ha venido haciendo en los últimos años.”

Por alguna razón… ya había pensado que el director Midorimatsu diría algo sobre eso. Hacerse responsable de la variedad de fallos cometidos por los estudiantes de la preparatoria Butei, incluyéndome a mí claro, es algo que la institución en sí hace. Ya sea un trabajo de investigación o asalto, todo eso sigue siendo un caso… y es el mismo Butei el que se encarga de que éste pase como un incidente menor o uno a gran escala. No obstante, eso tiene un límite. Supongo que he llamado demasiado la atención, y ni siquiera en la preparatoria, si no en varias partes del mundo.

“Por ende, lo lamento mucho, pero, Tohyama-kun, el instituto Butei tendrá que tomar una decisión.”

…Tomar una decisión. Supongo que a estas alturas eso es lo necesario.

“¿Me van a expulsar?”

Al preguntarle sobre a qué se refería específicamente, Midorimatsu negó con la cabeza.

“Ordenaré la disolución del equipo Baskerville. Las quejas de Reino Unido fueron demasiadas.”

…Nos la jugaron bien. Es como si nos hubieran disparado desde la distancia con un fusil de francotirador.

Y para remarcar las segundas intenciones tras esas quejas más evidentes, el director agregó las palabras “Reino Unido”… Tal vez se debían a que estorbé el regreso de su preciada Butei de rango S, Aria, aquel día después del secuestro del vuelo A600 en abril. En otras palabras, ya que no pudieron conseguirlo de la forma anterior, ahora la agencia Butei británica lo hace a través de la política. Esos cobardes…

La agencia Butei británica, el ministerio de asuntos exteriores británico, la agencia Butei japonesa, el ministerio de asuntos exteriores japonés… La conversación dio varios giros a través de esas organizaciones hasta cubrir el tiempo de los últimos nueve meses, pero lo que no podía negar es que ese ataque a larga distancia había dado en el blanco. Ciertamente llevé a GIII a mi batalla contra Son y casi lo dejo morir. Tomando eso en cuenta y considerando que él es ciudadanos de América, recibir una queja de ellos es algo inevitable. Mientras que por la parte china… dejando de lado Ranpan y Hong Kong, era bastante obvio que Shanghái, una ciudad que divide el país y es el centro de la política china, no se llevó una buena impresión de mí.

Naturalmente, incluyendo al tema de Reino Unido, supongo que era indispensable que incluso el Butei tomara “medidas” para reducir las quejas del exterior. Medidas contra mí, por supuesto.

(…En otras palabras, quieren separarme de Aria…)

Supongo que de esta forma el Butei podrá mantener a raya a los demás países diciendo que “han aplicado un castigo a Tohyama Kinji” por los problemas que cometí. Realmente no es algo que me guste mucho, pero es la mejor forma de decirlo teniendo en cuenta la posición del Instituto Butei. Mientras pensaba en ese tipo de cosas… esta vez Midorimatsu cambió el tema a uno más inesperado.

“No obstante, dada tu actitud poco sociable con la que se te conoce, por nuestra parte tampoco podemos dejar que realices las actividades estudiantiles completamente solo, pues de esa forma no podrás tener un mayor crecimiento de ahora en adelante. Por ende, te transferiremos a otro equipo.”

“…¿Otro… equipo…?”

Ni de broma. No me gusta estar con personas desconocidas. Inmediatamente fruncí el ceño. Ya veo, ése es el plan de Midorimatsu para un antisocial como yo…

“El líder de tu nuevo equipo te explicará todos los detalles más tarde. Dado que es un equipo con varios estudiantes problemáticos, entrarás como su inspector. Aquí tienes los documentos, y eso sería todo por hoy.”

Dijo el director para luego darme un par de hojas A4 con el logotipo del Butei. Luego de eso cambió de sitio varios documentos y a continuación comenzó a revisar otras cosas.

“D-Disculpe…”

Intenté hablarle nuevamente al director teniendo ahora los documentos del nuevo equipo en mis manos, pero…

“…El director acaba de decir que es todo por hoy, así que se acabó la conversación. Bien, Tohyama-kun, vámonos.”

De inmediato, Tagamagahara-sensei me tomó de los hombros y me sacó fuera del despacho. Sin embargo, Ranbyou, que venía detrás de nosotros, parecía estar caminando de una forma precavida respecto a sus espaldas. Al parecer, estas dos tenían bastante cuidado de no hacer enojar a la persona que dejamos detrás, que por cierto estaba a punto de olvidar, el director Midorimatsu Takeru, también conocido como la persona más peligrosa en el Instituto Butei. Y justo ahora, Takamagahara, de quien se decía que desde secundaria ya recorría los campos de batalla de Kosovo, Macedonia y Afganistán, aparte de Ranbyou, que formaba parte de la mafia de Hong Kong, parecía temerle. Temían a ese hombre que parecía un simple asalariado al que verías tomando el tren cada día. Supongo que… no me queda otra que rendirme.

Luego de tomar y salir del elevador, los nervios de Ranbyou finalmente desaparecieron, pero por alguna razón comenzó a parlotear con cosas como “hey, Yutori, si te dan el dinero espero que me invites a un gran Host Club” mientras agarraba sus grandes pechos por detrás.

…Dándoles la espalda, tomé el sobre en mis manos y lo abrí. Tras sacar los documentos y darles un vistazo, miré el nombre del equipo problemático al que iba a unirme… ¿“Constelación”…?  Pensando en que ya había oído sobre él, vi escrito el nombre del líder: Jeanne d’Arc… Espera, pero si es Jeanne. Mi nivel de felicidad y desgracia al ver un equipo de conocidos estaba en un cincuenta-cincuenta, pero me pregunté qué habrían hecho Jeanne y las demás.

Con esto recordé que la vez anterior la habían llamado a tutoría, las primeras en este año, además… De alguna forma, tengo un mal presentimiento. Pero, claro, aunque haya pasado todo esto, seguiré participando en la guerra del lejano Oriente aún como “Tohyama, ex miembro del equipo Baskerville.” No obstante, en cuanto a temas académicos, de ahora en adelante tendré que ser el “Tohyama del equipo Constelación”.

(Aunque de esa forma el contacto con Aria y las demás será bastante escaso…)

Pero el problema no sólo era eso. Todos en Baskerville, tanto yo como Aria, Shirayuki, Riko y Reki tuvimos nuestras diferencias, pero luego finalmente las superamos todas y logramos ser un equipo hecho y derecho. Incluso luego de las diversas disputas, nuestra firmeza como grupo era fuerte, y el nivel individual de fuerza de cada uno de los miembros (a excepción de mí) también era alto. Pensándolo de esa forma, la verdad es que éramos un gran equipo. Me imagino que Aria sufrirá un gran ataque psicológico cuando vea mi nombre en la lista de miembros retirados. Por otra parte, el nombre de Aria se quedará en el registro de la IADA, pero al parecer el mío será borrado. Explicar eso será bastante complicado, en especial a ella. Tengo que decírselo de una manera que ni siquiera toque el interruptor de su cabeza. De lo contrario, el desenlace sería algo como “¡feliz Año Nuevo, te haré unos agujeros de bala de regalo!” o algo por el estilo. Qué impotencia… es más, ¿es mi imaginación o los problemas sólo han aumentado desde que regresé a Japón?

Y así, unas horas más tarde luego de recibir la notificación de transferencia por parte del director, Jeanne y yo decidimos tener una charla de suma urgencia e importancia acerca del equipo Constelación. Al entrar al restaurante familiar “Roxy” en el cual Jeanne tenía ciertas conexiones…

“Tohyama, por aquí…”

Ella, que parecía realmente consternada, me llamó ligeramente moviendo la mano. Llevaba puesto el uniforme del instituto Butei y unas medias negras bajo su falda. Ya veo, incluso a la bruja del polvo de diamante tiene frío en estos días.

“¿Qué fue lo que hiciste, Jeanne?”

Luego de pasar a hacer un pedido por la barra de bebidas, me senté donde estaba ella, una mesa tipo cara a cara.

“Perdimos nuestros puntos de la Segunda Excursión…”

Dijo Jeanne sonrojándose y desviando la mirada con sus ojos azul hielo. Algo curioso teniendo en cuenta que ella era la que siempre me hablaba viéndome directo a los ojos, tanto así que era yo el avergonzado.

Supongo que para Jeanne estoy en una posición irremediable por su culpa, por ende, se siente apenada. Pero… debo decir que ella sigue siendo tan atractiva como siempre, aunque a su forma. Su cara es bonita y su cuerpo tiene buenas proporciones; a simple vista tiene una apariencia perfecta, como si fuera una actriz de la gran pantalla o una modelo… Aunque, en lo personal, prefiero no involucrarme mucho con este tipo de chicas atractivas.

“A este paso, todas tendremos que repetir el año…”

“Espera, ¿cómo se pierden los puntos de una excursión escolar? Si tan sólo con ir te lo dan. Es un bono.”

“¿Acaso tú no estuviste también a punto de repetir un año por no tener suficientes puntos? No pongas esa cara.”

Dijo Jeanne cambiando su tono de disculpa a uno de exasperación mientras me miraba fijamente con sus ojos azules. Se dice que hay que tener cuidado con las pistolas y los cuchillos, y luego está una mujer enojada. Dado que eso me quedó bien claro en el tiempo que estuve con Aria, traté de tomar un respiro y cambiar mi punto de vista. De todas formas, no llegaré a ninguna parte con seguir culpándola.

“Y, dime, ¿por qué los perdiste?”

“Olvidé una cosa aquí en Japón.”

Dejo Jeanne mientras se mordía débilmente su pequeño dedo y miraba hacia su taza de café.

“¿Y qué fue lo que olvidaste?”

“A la sublíder de Constelación, Nakasorachi, y los miembros Shima Ichigo y Kyogoku Meme.”

“Espera… ¿te olvidaste unas personas? Es más, lo vi un poco en los documentos que me dieron los Masters, pero ¿acaso no son ellas todos los miembros del equipo? En serio, ¿qué fue lo que pasó con Constelación…?”

“¿Quieres que te lo explique con un dibujo, Tohyama?”

“No, no, gracias. Hazlo con palabras.”

“Habíamos quedado en reunirnos en el aeropuerto de Changi, en Singapur. No obstante, la única que llegó fui yo. Nakasorachi perdió sus maletas en el aeropuerto, mientras que Shima se distrajo viendo el paisaje y perdió el vuelo y Kogyouku se dio de baja por razones mentales. Eso es todo. Los Masters nos dieron una segunda prueba.”

Escuché toda su explicación… pero aun así no lo entiendo en absoluto.

Normalmente, las vacantes de los viajes escolares necesitan un representante, al menos una persona por cada equipo. Pero si las tres personas que conformaban el resto del equipo faltaron a la vez, obviamente fue algo merecedor de castigo.

“…Entonces, ¿otra vez será en Singapur?”

“No. Dado que la aerolínea afiliada a la preparatoria Butei sólo puede dar boletos gratis a Singapur hasta diciembre, se nos ordenó ir a uno de los destinos para los que sí hay boletos con los estudiantes de tercer año que van a la Quinta Excursión, en Europa. En otras palabras, nos ordenaron meternos en ese viaje como estudiantes de tercer año.”

“¿Europa? Oye, pero espera, ¿acaso no es muy peligroso para nosotros de Deen ir a ese lugar?”

“O por el contrario, es el lugar al que deberíamos ir a ayudar. Después de todo, aún está pendiente el tema de la petición de socorro del Vaticano y Liberty Masons. ¿Lo ves?, no hay mal que por bien no venga, Tohyama.”

Dijo Jeanne mientras levantaba el rostro con astucia. Básicamente ella estaba con todo el ánimo de utilizar la Quinta Excursión para sus propios propósitos.

“Por cierto, ya hemos informado también a Tamamo sobre este tema. Por ahora se ha decidido que iremos a París, que es donde están las líneas fronterizas. Pero no te preocupes, Francia es mi tierra natal, así que tenemos la ventaja geográfica de nuestra parte.”

Aunque para mí… no habrá bien, si no desgracia. Además está el plan que mencionó Tamamo, Rampage y Decoy (Pelea y Señuelo). Antes de darme cuenta me han metido en el papel de ese señuelo, de forma inesperada y sin mi consentimiento. Aunque, bueno… con todos los viajes al extranjero que he hecho, ciertamente no puedo decir que ya me haya acostumbrado, pero al menos no siento nada al tener que viajar. De cualquier forma, hay que recuperar también las conchas de oro que robaron de Aria, y es mi responsabilidad lograrlo. Es algo que he de hacer por mí mismo, sin cederle ese deber a nadie más. Es por eso que, aunque aún no muy convencido del todo, yo…

“Entiendo, iré contigo.”

Al parecer, Jeanne no estaba segura de poder lograr su cometido como señuelo por sí sola… Por ende, le respondí con las palabras que ella seguramente quería escuchar.

Merci, Tohyama. Mi abuela, la Jeanne d’Arc de hace tres generaciones, también peleó en la resistencia contra los nazis, y aunque no sé si me los encontraré en Paris, siguen siendo un oponente que debo enfrentar. Por eso, agradezco desde el fondo de mi corazón que estés decidido a participar en esto con valentía.”

Aunque, en mi caso, mi abuelo estaba aliado con la Alemania de ese tiempo… Aun así, el amigo de ayer es el enemigo de hoy. No se me da muy bien actuar como Shokatsu, pero por ahora separaré esa línea como debe ser, para sobrevivir…

Y así, en la fría mañana del 5 de enero, aún con ambiente de año nuevo, yo, el líder del equipo Baskerville y ahora inspector del equipo Constelación… llegué a la segunda terminal del aeropuerto de Narita viajando a máxima velocidad y pasando por las líneas de Sobu y Yokosuka. A pesar de tener el papel de inspector, llegué algo tarde, pero al menos un poco antes de la salida del vuelo…

Luego de eso me dirigí hacia el punto de encuentro de este viaje, el Rendezvous Starbucks de la plaza, y al entrar…

Ah, ahí está, la peso pesado del equipo de problemáticas llamado Constelación, Nakasorachi Misaki. Ella estaba en uno de los asientos del local con su maleta de ruedas a un lado mientras leía sin distracción alguna un libro llamado “21 métodos para entablar una buena conversación” o algo así. No puedo decir mucho sobre su expresión dado que estaba cubierta por los anteojos y su cabello. Luego, al acercarme con mi café en la mano…

“Buenos días. Veo que hoy cargas los lentes.”

Al dirigirme a ella de esa forma, soltó un gran “¡ah!” y luego oí un sonido de “pshnn”. Fue el libro que acababa de cerrar apresuradamente. Entonces, por alguna razón lo tomó con fuerza y lo escondió debajo de su falda…

“¡B-B-Buenosh diaz, señor inspector!”

Posiblemente quiso decir “buenos días, señor inspector”, por lo que veo que el libro no le está dando muchos resultados.

Luego de un movimiento comenzó a ondear su cabello y con nerviosismo se inclinó hacia adelante. Al hacerlo, sus lentes se cayeron y comenzó a alterarse buscándolos.

(Así que ésta es la segunda líder del equipo Constelación…)

Ni siquiera hemos empezado a viajar aún y ya me siento inseguro… Aun con esa personalidad, esta chica, Nakasorachi Misaki, es una operadora de Connect. Debido a un síndrome grave, ella no suele hablar mucho frente a otras personas, e incluso llega al punto de comunicarse por medio de un aparato interlocutor o algo parecido. No creo que tenga derecho a decirlo, pero se trata de una mujer bastante rara.

“U-U-U-Un chico… un hombre, ah… ¿¿T-Tohyama-kun bu$e%n&/&??”

Al verme parado cerca de ella, Nakasorachi se levantó con precipitación y comenzó a hablar en un idioma misterioso.

“¿Qué dijiste?”

“¡N-Nada, so-so-sólo estaba hablando sola, olvídelo por favor! A-Ah, discúlpeme, mi-mis cosas estorban, ¿verdad?”

Dijo Nakasorachi tartamudeando y luego tomó el equipaje que había dejado al otro lado del asiento. Al hacerlo… su maleta cayó al piso y se abrió, y desde adentro comenzaron a salir uno por uno varias cosas como ropa, libros, audífonos, una pistola (¡¿?!) entre otras cosas. ¡P-Pero qué descuidada puede ser esta chica!

“O-Oye, creo que no deberías traer esa pistola.”

Y así, al tratar de recoger el arma de Nakasorachi que había caído encima de una blusa… ¡Joder, qué pasada! ¡¿Qué es esto?!

(…¡U-Una Colt Anaconda…!)

¿Estás bromeando? Pero si es un arma que dispara balas .44 Magnum capaces de matar incluso a un oso o un búfalo de un solo disparo. Además, el cañón es el de ocho pulgadas; con razón es pesado. En serio, ¿Nakasorachi es capaz de llevar esta arma?

“¿De verdad… usas esta cosa para disparar?”

Dado que esto es un aeropuerto, cubro el arma con la blusa para no llamar la atención y luego se la devuelvo.

“N-Nunca la he disparado.”

¿Hablas en serio?

“¿Entonces por qué elegiste este arma…?”

“M-Me dan miedo las armas… por eso no sé mucho sobre ellas. A-Además, investigar también me da miedo, pero como es obligatorio tener una en la escuela, el vendedor m-me recomendó ésta, y ya que me la vendió con un treinta por ciento de descuento…”

Dijo Nakasorachi mientras tomaba en sus manos sus sexis prendas íntimas una por una.

Aaah, ya veo. Suena a ese patrón con el que te ganan en las negociaciones aprovechándose de la falta de conocimiento y debilidad de espíritu. Es algo común. Por no mencionar que si miraba más de cerca podía notar perfectamente que ésta era una versión inicial de la Anaconda, ya que el tambor parecía tener varios fallos de fabricación. Aunque me sorprende más el hecho de que sobreviviera en el Butei todo este tiempo con ese miedo a las armas. Bueno… de todas formas, el cuerpo de Nakasorachi es voluptuoso. Y aunque no se lo pregunte porque es una chica, supongo que también tiene fuerza muscular. Así que quizás en ese caso no tendría ningún problema en usar un arma de gran calibre.

(Además, en este mundo existe cierta enana capaz de disparar dos Government a la vez, así que no creo que deba prestarle mucha atención a ese tema.)

Ah, en este mundo fue donde me di cuenta que me había quedado viendo inconscientemente los seductores muslos de Nakasorachi, y apartando la mirada comencé a meter la avalancha de cosas que habían salido de la maleta.

“¿Y esta navaja de bolsillo?”

“E-Es un Higonokami[15] . T-Tener un cuchillo también está en las reglas después de todo…”

“Tu combinación de armas es fatal, ¿sabes…? ¿Y este hilo rojo?”

“Ha-Ha-Hago figuras de cuerdas como pasatiempo…”

Así que figuras de cuerdas como pasatiempo… aun estando en el instituto, ¿eh…? Es más, ¿por qué no me miras cuando hablas a una distancia corta?

Debido a eso, cuando fui a tirar algo al cesto de basura, se me quedó viendo desde mis espaldas todo el tiempo, y cuando me giré e hice contacto visual se apresuró a desviar la mirada. Sinceramente, es algo que alguien muy sospechoso haría.

Finalmente terminamos de meter todas las cosas de vuelta a la maleta de Nakasorachi, pero dado que aún quedaba un poco de tiempo para el encuentro con las demás…

“Me dio curiosidad. Haz alguna figura con la cuerda.”

Me aburría mientras tomaba mi café, así que le dije eso. Luego, ella llevó su mano de nuevo a la maleta, sacó una cuerda roja y velozmente comenzó a hacer algo tal como le dije. Luego de unos momentos…

“U-Una pamona de cinco pizos.”

¡Se dice “pagoda de cinco pisos”…! Pero sorprendente.

“Se ve que eres buena en eso.”

Luego de darle mis más sinceras palabras, Nakasorachi se ruborizó un poco y con un “ejeje” y un “ñejeje” comenzó a sonreír de forma extraña. En cierta manera se veía desagradable, pero al mismo tiempo tenía cierta belleza en ella. Esta chica… Me pregunto si es alguien a la que podría considerar tierna. Después de todo, tiene ese lado.

Y así mientras pasábamos el tiempo con eso…

“Tohyama, Nakasorachi, buenos días a ambos.”

“Hello, Tohyama.”

Ante nosotros apareció Jeanne con un montón de equipaje en el que parecía llevar esa armadura pesada, y por el otro lado estaba… ¿Watson?, llevando casi nada encima. Watson-kun-chan entra en escena, aunque vestido de hombre, por supuesto.

“¿Por qué Watson también está aquí?”

“Qué buena manera de saludar la tuya. Vine como remplazo de Kyogoku-chan. Además…”

Un toque, dos toques. Watson se acercó a mí agarrándose de mi brazo y luego instantáneamente comunicó su mensaje a través de sus dedos.

Básicamente decía “TAMAMO – FEW”, es decir, Tamamo le había ordenado unirse como refuerzo a la campaña de la guerra del lejano Oriente. Supongo que… Tamamo pensó que no eran suficientes miembros. De todas formas, uno de ellos soy yo, así que no tengo objeciones. Watson originalmente también es de Reino Unido, así que supongo que sabrá muchos detalles de Europa en general, aparte de ser aliada de Liberty Masons el cual está sumado a la batalla justo ahora. Ciertamente es perfecta como refuerzo.

“Por cierto, ¿qué pasó con esa chica de Repier, eh…? ¿Kogyoku Meme?”

“Ella siempre ha estado recibiendo las clases por correspondencia, pero cuando intentó salir de su casa por primera vez en seis meses, la internaron por inhalar demasiado oxígeno. O sea, los únicos que irán esta vez son todos los que ves aquí.”

“…”

Apenas hemos llegado al aeropuerto y ya hay alguien que tiró la toalla… Por si no lo saben, mis notas también dependen de este viaje. ¿Qué pasa si me hacen repetir el año por no hacerme responsable de ustedes? En cualquier caso, debo dirigir adecuadamente a toda costa al menos a las que están aquí. Me detuve un momento a revisar la lista antes de subir al avión, ya que después de todo sigo teniendo el rol de inspector aquí.

“Bien, todo listo para ir. ¡Todas, tengan cuidado!”

Al llamarlas, Jeanne y Watson se pararon rápida y firmemente, lo que hizo que por alguna razón Nakasorachi se sorprendiera y tirara todas las cosas de su maleta otra vez. Si tuviera una espada de madera, al menos podría golpear un par de veces ese desprotegido trasero suyo, pero como no tengo…

“¡Enumérense!”

Aunque no era necesario, comencé a confirmar el número de personas presentes.

“Uno.”

“Dos.”

“T-Tres.”

“Aquí, aquí, cuatro.”

¿Uhm? Estaban Jeanne, Watson y Nakasorachi, pero escuché la voz de una cuarta chica, una con una forma de hablar rara. No obstante, dado que no la veía por ninguna parte, giré la cabeza a varios lados, luego la incliné y… Al darme la vuelta, por detrás de Watson vi el rostro de una chica que se asemejaba mucho a una pequeña y bonita muñeca francesa.

“Jeje~ ♪”

Luego de hacer un sonido con la boca como si fuera una bocina, la chica que estaba frente a mí… Ella tenía un suave cabello castaño y unos ojos grandes que me estaban mirando directamente. La altura, a simple vista… era de unos 135 centímetros. Era hasta mucho más enana que Aria y Mamiya. A su espalda llevaba una mochila que por donde quiera que lo viera era indicada para señoritas, y en sus pies cargaba unos grandes tacones rosas de al menos veinte centímetros con unos lazos a los lados. Y por último… su vestido. Toda su ropa estaba llena de lazos de colores blancos y rosas con un montón de adornos. En la cabeza llevaba un lazo rosa aún más grande, y así mismo con los dobladillos, mangas y la falda, la cual combinaba con las medias largas de color blanco y figuras de corazones rosas que cargaba puestas. Ese uniforme que llevaba puesto… ¿Acaso esta chica es…?

“Es un gran placer conocerlo, señor inspector. ¡Mi nombre es Shima Ichigo-chan!”

Ya me lo esperaba, otra Butei… ¡Espera, ¿ésta también era una miembro de Constelación?! Al revisarlo más detalladamente de nuevo, ciertamente pude ver que pertenecía al Butei gracias al uniforme para chicas del instituto que llevaba, por ejemplo, revisando el emblema que estaba tapado en medio de todo ese color rosa. ¿P-Pero qué clase de modificaciones le ha hecho esta chica al uniforme? Vamos, es que ni siquiera está al nivel de Riko. ¡Esta chica lo ha modificado casi por completo!

“¿Por qué pones esa cara de sorpresa, Tohyama? Aunque no lo creas, ella es una Butei de Rango A que aspira a ser la rival de Mutou Gouki de Logi en su segundo año, aparte de una gran miembro de Constelación.”

“Deja de bromear. ¿Acaso crees que puede alcanzar siquiera el acelerador con esas piernas tan cortas? ¿Desde cuándo en Logi se obtiene el Rango A manejando triciclos?”

Luego de que se me escapara la forma de hablar de los de Asalto… *sollozos*… Shima me miró directamente con lágrimas en sus ojos, ya casi completamente llorando. Pero qué delicada resultó ser esta chica. Y dado que Jeanne se puso de mal humor al verme hacer llorar a una chica de buenas a primeras…

“Aaah, vamos, no llores, deja de llorar… Lo de ahora fue mi culpa, discúlpame. Ahora bien, ya es hora de irnos, traten de que nadie se quede atrás.”

Como no quería convertirme en una paleta de helado justo aquí debido a las miradas, de alguna forma hice lo posible para apaciguar el llanto de Shima. Luego de eso, todos nos reunimos en fila y comenzamos a dirigirnos a la salida de vuelos internacionales…

Tras verificar nuestro vuelo en la pantalla electrónica de guía, comencé a dirigirme a la salida 63 donde el vuelo JAL405 a París estaba esperando. Pero en ese momento… escuchando los sonidos de las pisadas, me doy la vuelta y veo a Jeanne, Watson y Nakasorachi, pero no a Shima, quien se suponía venía detrás.

(¡Ya perdimos a otra!)

Luego de ponerme pálido y buscarla un poco, la encontré de inmediato. Empezó a correr de una manera bastante femenina haciendo resonar sus zapatos de charol y se detuvo junto a una ventana al azar. Entonces se agarró del marco de la ventana y subió hasta la parte del cristal. ¿Qué está haciendo esa chica?

“O-Oye, Shima, te acabo de decir que no nos separáramos.”

Corrí hacia ella mientras alzaba con fuerza la mano con la que le quería dar un buen golpe en la cabeza… pero…

“Señor inspector, mire, mire eso. Es el Airbus A380, el avión de pasajeros más grande del mundo. La capacidad máxima de pasajeros es de ochocientas cincuenta y tres personas, y su peso máximo al despegue de quinientas sesenta toneladas. Además viene implementado con dos pisos, por lo que es perfectamente un gran hotel flotante. Aaah… qué maravilloso… ¡qué especularmente enorme…!”

Shima abrió sus grandes ojos como en un anime y también su pequeña boca con admiración mientras se sonrojaba. Si estuviéramos en un manga, justo ahora miles de corazones estarían flotando encima de su cabeza.

“Jaja, es cierto. Ahora que recuerdo, a Shima siempre le han gustado este tipo de vehículos. Trenes, aviones de pasajeros. ¿Cuál había dicho que era su favorito? ¿El destructor Aegis?”

Dijo Jeanne desde mi lado, explicando así está peculiar escena.

“Te equivocas. Son los portaviones de propulsión nuclear. Kyaa~ ♪”

Al mencionar el nombre de su amor platónico, Shima se ruborizó aún más y se llevó sus manos a las mejillas. En este punto, tanto su expresión como su pose eran los de una señorita totalmente enamorada. ¿Acaso a Shima… le gustan los vehículos gigantes para olvidar su pequeña estatura? Si lo miro desde el punto de vista de una chica de secundaria, sus gustos serían un poco lamentables. Pero supongo que para Logi son más que bienvenidos.

“S-Shima, recuerda que ésta es tu segunda oportunidad para la prueba, así que contrólate un poco. Vayamos de una vez a la salida 63. Si nos retrasamos y perdemos el vuelo, esta vez sí que tendrás que repetir el año, ¿sabes?”

“Aaah, pero qué hermoso motor turbofan de alto índice de derivación. No esperaba menos del único avión de pasajeros de fuselaje ancho del mundo con cuatro entradas por piso y lado… Ah, mis latidos no dejan de aumentar… Yo creo que… creo que…”

“…¡Aah, vamos! ¡Luego le podrás enviar tu carta de amor o lo que sea!”

Como ya estoy acostumbrado a este tipo de situaciones, me enojé de inmediato y comencé a arrastrar a Shima desde la parte de atrás de su súper modificado uniforme.

“¡S-Suélteme, por favor! ¡Una foto, déjeme tomarle al menos una foto, por favor~!”

Y así, arrastrando a Shima mientras chillaba, comenzamos a dirigirnos hacia la puerta de embarque para el vuelo a Paris. En medio de ese corto camino, Nakasorachi volvió a tener problemas con su equipaje una vez más.

…Maldita sea.

¿Por qué tuvieron que meterme en este equipo? Jeanne es una ayudante por naturaleza, mientras que Nakasorachi es una descuidada, Kogyoku es una marginada y Shima una llorona. Ciertamente las chicas de Baskerville son problemáticas del mismo modo, sin embargo, se trataba de Buteis a las que les podía dejar mi vida en sus manos. Pero con estas chicas realmente no creo que pueda hacerlo. No puedo confiar en ninguna de ellas. No importa si el nombre del equipo es “Constelación”, todas y cada una de ellas siguen siendo torpes y de poca ayuda. ¡Estoy seguro que si trabajo junto con estas chicas no me quedará mucha vida por delante…!

Con Shima finalmente dándose por vencida, pude soltarla y llegamos a la salida 63, pero… allí paradas estaban… ¡¿Aria, Shirayuki, Riko y Reki…?! Las cuatro chicas del equipo Baskerville se habían reunido justo allí sin que nos diéramos cuenta, aun cuando les había explicado los acontecimientos detalladamente en un mensaje…

“¿Vinieron hasta aquí… a darme la despedida?”

Dije con una pausa rezando en mi interior para que no se enojaran, a lo cual Aria dio un suspiro y contestó.

“Todo fue porque Riko dijo que te sorprendiéramos con una despedida. Incluso tuvimos que pedir permiso al personal del aeropuerto para que nos dejaran llegar hasta la puerta. También recibimos un mensaje de los Masters, por lo que veo que finalmente lograron sacarte de Baskerville.”

“Kin-chan… ¡Kin-chan, no importa si en el futuro te despiden del trabajo o algo por el estilo, en ese momento yo también trabajaré por ti, demostraré que puedo hacer todo por ti!”

“¡Surprise! Ki-kun, tienes que dar lo mejor de ti en tu nuevo equipo, ¿de acuerdo~?”

De alguna forma, parece que todas ya han superado por completo la situación. ¡¿Mi presencia para ellas era así de insignificante…?! Pero… de alguna forma, al ver este escenario siento como si ellas se hubieran reunido en secreto y elegido la manera de hablarme para no enojarme en esta situación.

Pensé mientras veía a Shima corriendo a gran velocidad de nuevo hacia la ventana y a Nakasorachi persiguiéndola… Ahora, quedando reunidos solamente los participantes de la guerra del lejano Oriente… Reki dio un paso hacia mí en silencio.

“No importa en qué equipo estés, Kinji-san. Después de todo, yo siempre iré en tu ayuda. Yo, Ulus, siempre siempre seremos tus aliados.”

Dijo Reki desde mi lado. Luego de ello, Riko y Aria la tomaron cada una de un brazo y Shirayuki la abrazó desde atrás.

“¡Ve tranquilo y déjanos Tokio a nosotras! ¡No importa si viene ese tal Youtou o Maken, no serán absolutamente nada para nosotras! ¡Kufufufu!”

“Por eso mismo ustedes tienen que hacer bien su trabajo y ayudar en Europa, ¿de acuerdo? Además, Kinji… desde aquí me esforzaré para que puedas volver lo más rápido posible a nuestro equipo.”

Dijo Aria levantando su dedo. Hacia arriba, en otras palabras, los altos mandos. Ya veo, se refiere al comité de relaciones exteriores de Japón y Reino Unido.

“…Gracias, te dejo eso a ti. Después de todo, en ese aspecto no tengo literalmente nada de poder.”

“Ah, pero ésta también me la debes, ¿de acuerdo? Aunque a estas alturas ya no sé cuántos favores nos debemos el uno al otro.”

Aria respondió con una gran sonrisa a mi sincera gratitud.

“Tú también, cuídate, ¿de acuerdo, Jeanne~? ¡Aquí tienes, es un regalo de despedida que le pedí a Ayaya! ¡Asegúrate de transmitir el significado japonés de lo “bonito” allá en París con esto!”

Al estirarse… Pom. Riko puso una diadema de orejas de gato con unas blancas y peludas encima del cabello de Jeanne. A juzgar por su peso y forma, diría que es un amplificador de sonido activo, pero aun así, Hiraga-san, ¿había una razón para darles esa forma?

“¡Vamos, di nyan nyan, maúlla con unos nyan nyan!”

Escuchando las palabras de la que era en su época su compañera de batallas en IU… Jeanne se decidió a usar el amplificador de sonido, y después, tal vez sintiéndose animada por ser otra chica la que se lo pidió…

“¿Nyan?”

Levantó la mano de la forma en que lo haría un gato y luego puso una sonrisa juguetona. E-Eso fue lindo. Siento que la brecha entre su habitual actitud de seriedad se hizo aún más grande. Definitivamente este objeto es peligroso para mí. Por favor, desearía que no subieran con objetos peligrosos como amplificadores de sonido con forma de orejas de gato al avión.

Y así, desde el avión del vuelo JAL405 contemplé la bahía de Tokio en la que solía sumergirme mucho últimamente.

(Así que otra vez me despedido de Japón.)

Comencé a pensar en eso mirando por la ventana, pero debido a la emoción de Shima, que estaba pegada a la ventana del asiento de delante, no pude ponerme sentimental ni por un momento. Entiendo bien que se emocione al ver los alerones en las alas del avión cambiando de posición de arriba abajo, pero sinceramente los “aah aah” que hace al verlos da miedo. Al lado de Shima estaba sentada Nakasorachi, que parecía no soportar los vueltos en avión, por lo cual tomó una bolsa y comenzó a dar varios soplidos mientras se preocupaba por la comida que le habían servido desde hacía un rato. Siento que Nakasorachi es de ese tipo de chicas que en primaria no terminaba su almuerzo ni siquiera con dos horas de receso.

En este momento, las alas del avión giraron y comenzaron a volar hacia la dirección opuesta de la rotación de la Tierra, hacia el oeste, más hacia el oeste, como si estuviera persiguiendo al sol. Debido a eso, aunque afuera de la ventana estuviera la noche oscura del horario de Japón, cuanto más nos alejábamos hacia el oeste la sensación horaria iba cambiando incluso sin que el sol se escondiera.

Y así, en medio de ese momento en el que no podría decirse si era de noche o de día…

“En serio, lo siento por esto… Tohyama. Ya me contó Tamamo que no se te da muy bien viajar al extranjero.”

Se disculpó Jeanne, sentada a mi lado en un asiento económico tan estrecho como para tocarnos hombro con hombro. Ella tenía una expresión de verdadera pena. Supongo que realmente se siente responsable por lo de esta vez. Dado que me avergonzaba que una chica tan bonita me hablara de esa forma muy cerca a mi lado, desvié la mirada.

“No te preocupes. Tal vez Reki ya te lo haya dicho, pero justo luego de regresar a Japón me vi siendo perseguido por Mochizuki de Ambulance y Kagataka de Daugula… Por eso y otras cosas, justo ahora se me hace complicado quedarme en Japón.”

Lo dije de manera que ella pudiera relajarse. Y al escucharlo, Jeanne soltó una pequeña y linda risita… para luego cerrar aquellos hermosos y dulces ojos que parecían guardar algún hechizo bajo sus pestañas. Luego de eso, tal vez procurando que Shima y Nakasorachi, que iban delante, y Watson atrás no escucharan, ella acercó sus brillantes y suaves labios hasta mi oído.

“Entonces eso significa que me tomaste y huiste. Es decir, una fuga juntos.”

Susurró con una manera de hablar muy madura para su edad y un tono encantador.

“¿Pero qué…?”

Al girarme hacia ella…

“Fufu. Es hora de dormir, Tohyama.”

Nuevamente Jeanne cerró sus ojos de forma curiosa, se recostó en su asiento y acarició la manta que tenía encima. Y así, con sus ojos azul hielo cerrados, ciertamente estaba quedándose dormida.

(…Ni siquiera dijo “es una broma” ni nada parecido…)

Dado que parecía estar dormida, ahora no me daba tanta vergüenza mirarla, por lo que esta vez vi directamente su hermoso rostro.

Jeanne es innegablemente bella… Su personalidad es bastante agradable a la hora de relacionarse con ella, pero de todas formas es una mujer un poco excéntrica y a veces resulta complicado entenderla. No obstante, esta vez me estaba dirigiendo al país de una de mis compañeras, Aria, pero con Jeanne. Aunque, sinceramente, pensé que si alguna vez llegaba el momento de ir lo haría con Aria.

En serio, no puedo creer cuántas vueltas del destino ocurren en mi vida. Aunque, bueno, supongo que para todas las personas es igual.


 

[1]. Básicamente jugando al béisbol en una posición de base triangular pero usando el lanzacohetes y el cohete xD. (N. del T.)

[2]. Recopilación de información por uno o varios agentes. (N. del T.)

[3]. Ninja occidental según los kanjis. (N. del T.)

[4]. Far Eastern Warfare o Guerra del Lejano Oriente. (N. del T.)

[5]. Se refiere al escudo de pulso electromagnético o escudo de PEM. (N. del T.)

[6]. Es un programa de fin de año que se transmite por la cadena NHK. (N. del T.)

[7]. Plato tradicional en Japón que se suele comer el 31 de diciembre. Pueden decir soba de fin de año, si así quieren. (N. del T.)

[8]. Nationalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei o Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

[9]. La primera visita al santuario o Hatsumode es un evento que hacen los japoneses al inicio del nuevo año, es decir, el 1 de enero. (N. del T.)

[10]. Danza tradicional que se suele hacer en los festivales, pero normalmente la ejecutan niñas de cinco, seis o siete años. (N. del T.)

[11]. El año del tigre se refiere al horóscopo japonés, y Tiger, bueno, tigre. (N. del T.)

[12]. Para el que quiera saber… son como 4 dólares.

[13]. Aquí es bastante gracioso y complicado a la vez porque ciertamente Tamamo, o Kitsune, es un espíritu zorro, pero a la vez el “Kitsune Onna” es una manera de decir “mujer astuta” en el mal sentido de la palabra muchas veces.

[14]. El kanji es哿. (N. del T.)

[15]. Es un tipo de navaja de bolsillo plegable que tiene su origen en la Prefectura de Hyougo, de construcción muy simple. (N. del E.)

Un comentario en “Hidan no Aria Volumen 15 – Capítulo 2

  1. muchas gracias por este cap. kinji es un levantador de banderas lo llaman los probemas relacionados con mujeres y me cae que se tendra que enfrentar a los 00 en algun momento. me pregunto si en este volumen se tendra a jeane como nueva waifu. que emocion…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s