Maou Gakuin no Futekigousha Volumen 1 – Capítulo 5

Capítulo 5: La Nobleza

 

“Se ha confirmado la rendición de Zepes Indu. El ganador es Ahnos Voldigod.”

Junto a la voz del búho, la barrera mágica que cubría la entrada desapareció. No obstante, esto era algo extraño. Aun cuando me nombró como el Rey Demonio, ninguno de los espectadores reaccionó; era como si no me conocieran.

¿Acaso en este espacio de tiempo ha habido muchos impostores con el nombre del Rey Demonio y por eso ya no se sorprenden? Ser demasiado famoso también es problemático. Aunque, bueno, de cualquier forma basta con demostrar mis habilidades.

“Diste una buena pelea.”

Intenté estirar mi mano hacia Zepes para darle un saludo, pero él simplemente tembló asustado.

“¡M-Maldito! ¡Deja de burlarte de mí! ¡¡Ya me las pagarás algún día!!”

Zepes soltó frases dignas de un perdedor y comenzó a huir del lugar.

Uhmm, se supone que el rencor se termina con la finalización del combate. Pero, en ese caso, ¿por qué ese tipo anda demasiado apresurado? Bueno, ciertamente puede que haya sido mi culpa que reprobara, pero igual no es como si lo hubiera matado. ¿En ese caso no bastaría con que tomara el examen otra vez?

Más bien, debió estar agradecido que lo dejara irse sin un rasguño aun habiendo peleado contra mí. Si esto fuera la era del mito, el demonio que hubiera peleado contra mí estaría llorando de felicidad.

“El siguiente encuentro comenzará luego de un descanso de diez minutos.”

“Eso no es necesario.”

Incluso yo me cansaría de esperar diez minutos después de este combate al cual ni siquiera podría considera calentamiento. Aunque de todas formas falta pelear contra personas más. Lo único que puedo hacer ahora es rezar por que no sean unos debiluchos.

“A petición de Ahnos Voldigod, omitiremos su descanso.”

Justo en ese momento, sentí un flujo de poder mágico viniendo de la dirección en la que Zepes había huido.

“¡¡Gyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!”

Un gran quejido resonó alrededor y, seguido de él, un demonio apareció desde la entrada. Aquel hombre tenía unas arrugas entre sus cejas y una expresión de hostilidad en su rostro. El tipo estaba alzando a Zepes de su cuello con una sola mano.

“He-Hermano… todo fue mi culpa… Perdóname, por favor. Te prometo que la próxima vez…”

“Maldito sinvergüenza.”

Apretando fuerte, el demonio de cabello largo tomó despiadadamente el cuello de Zepes. Luego, unas partículas mágicas comenzaron a formarse hasta que un rayo negro apareció, quemando todo el cuerpo de Zepes al instante.

“¡¡¡¡Gyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!!!”

En tan sólo un segundo, Zepes quedó tan negro como el carbón. El demonio de cabello largo comenzó a caminar hacia mí con el cadáver en su mano como si fuera una bolsa de basura.

“Veo que mi hermano menor no fue cortés contigo.”

Ya veo, así que eran familia. Ciertamente parece un poco más habilidoso que su hermano menor, pero sigue sin agradarme.

“Lo que acabas de decir habría sido una buena frase si tan sólo vinieras para vengar a tu hermanito.”

“Ser vencido por un simple mestizo es la vergüenza de nuestra familia. Es más, que haya intervenido ahora es una muestra de nuestra misericordia hacia él.”

¿Con mestizo se refiere a mí? Bueno, no es como si fuera a reaccionar a cada una de sus palabras, pero si me dice mestizo eso significa que él sería el descendiente de un mestizo. De cualquier forma, en las peleas de hermanos se dice que todo se resuelve solamente con delatarlos con su mamá.

“Yo creo que los hermanos deberían ayudarse unos otros, ¿o acaso me equivoco?”

“Veo que eres un hombre demasiado simple. Nosotros somos de la familia del Rey Demonio porque tenemos el poder para serlo.”

Vaya vaya, ¿quién es el simple aquí? No creo que debiera matarlo sólo por una ridiculez, aunque fuera débil o no. Si es débil, entonces dale un trabajo que alguien como él pueda hacer. En la era del mito, si alguien hubiera reducido el número de sus aliados por este tipo de razones, es muy probable que no hubiera sobrevivido mucho tiempo.

“Parece que realmente no entiendes el significado de tener poder.”

“Veo que dices ridiculeces. Sencillamente pudiste haberlo matado, no había razón para dejarlo vivir usando una magia de alto nivel como Ingall sólo para que se rindiera.”

Dado que al parecer el hombre estaba hablando como si hubiera observado todo, di un pequeño vistazo a las gradas detrás de mí.

Ya veo. En la tercera fila hay quienes no llevan uniforme. Supongo que son los siguientes candidatos viendo los encuentros. Pero, de ser así, hay algo que no comprendo: luego de haberme formado en la fila F, pasé a este estadio y el examen práctico comenzó de inmediato. En otras palabras, no debería haber un espacio para que los candidatos puedan sentarse como espectadores.

“Al parecer no lo sabes. Nosotros los demonios de sangre pura, la familia del Rey Demonio, es decir, la nobleza, podemos elegir a la persona con la cual queremos pelear. Nuestra posición es muy diferente a la de un simple mestizo con la sangre del progenitor.”

Ya veo. Entonces eso quiere decir que el alfabeto escrito en mi carta de invitación era mi clasificación de acuerdo a mi sangre. No sé quién pensó en algo como eso, pero me parece totalmente ridículo. Después de todo, ni la sangre pura ni la mestiza juegan un lugar importante a la hora de saber cuánto de mi poder anterior he heredado. Hay que pensar que si todo fuera de ese modo tan simple sería lo mismo que decir “mátame antes de que pueda reencarnar”.

En primer lugar, la lógica de que si eres de raza pura eres fuerte, y débil si eres mestizo, carece totalmente de fundamentos. Después de todo, tendrás suficiente poder incluso si heredas tan solo un uno por ciento de la sangre del Rey Demonio. Para ser sincero, no puedo hacer más que compadecerme de su ignorancia si ni siquiera han podido pensar en algo tan simple como eso.

“Bien, parece que finalmente entendiste la diferencia entre nuestras posiciones.”

“No realmente; es sólo que pensaba en lo ridículo que es eso.”

En un solo segundo, el cuerpo del hombre se estremeció al escuchar esas palabras.

“…¿Has dicho… ridículo?”

“Sólo piénsalo por un momento. El Rey Demonio es llamado como tal por los demás porque es lo suficiente fuerte como para merecer ese título y nada más. ¿Linaje? ¿Prestigio? Ja, no me hagas reír.”

El demonio de cabello largo puso una expresión de desagrado ante mi burla. Tal vez estuviera muy orgulloso de poseer aquel linaje o lo que fuera, pero eso es simplemente un orgullo estúpido.

“Claro, no me molesta en absoluto que formen alguna clase privilegiada. Después de todo, en cualquier era siempre hay ese tipo de personas. Pero el Rey Demonio es aquél quien derroca y domina cualquier fuerza, cualquier ley con su propio poder, y ahora me entero que los descendientes son una clase privilegiada…”

La mirada del demonio de cabello largo liberó un intenso instinto asesino al tomarse mis palabras tal vez como una humillación.

“Tomaré tus palabras como una blasfemia hacia nuestro progenitor y toda la nobleza. Por ende, yo, el demonio emperador Riorg Indu, me encargaré de tu ejecución.”

“¿Por qué debería considerar una falta de respeto el que yo hable de mí mismo?”

“…¿Qué dices?”

“Qué hombre con tan poca materia gris. Te estoy diciendo que yo soy ese progenitor del que tanto hablas.”

Al decir eso, la expresión de Riorg se hizo peor aún y me miró con rabia.

“Bastardo, ¿acaso entiendes lo que acabas de decir?”

“¿A qué te refieres? ¿Quieres decir el hecho de que haya dicho que yo soy yo?”

Luego de eso, Riorg gritó como si ya hubiera llegado a su límite.

“Me refiero al hecho de que te declares como el progenitor falsamente. ¡¡Mereces morir más de mil veces por tu osadía!!”

“No te entiendo. ¿Acaso piensas que el Rey Demonio no sabría quién es luego de reencarnar?”

“¡¡Guarda silencio!! ¡¡Dudar de las palabras de los Siete Demonios Ancianos es un gran pecado!!”

Uhmm, ya veo, así que los Siete Demonios Ancianos. Nuevamente me dicen títulos de los que no tengo ni idea. Supongo que tendré que investigar acerca de todo eso lo más pronto posible.

“Todo lo que estás diciendo no me parece ni siquiera lógico, pero, bueno, no te culparé. Después de todo, es difícil demostrar quién es el Rey Demonio sólo con palabras.”

“¡Maldito! ¡¡¿En serio seguirás insultando a los Siete Demonios Ancianos?!!”

No es como si quisiera hacerlo. En serio, qué tipo más irritable.

“Bueno, ya da igual. Ven y atácame de una vez. Le enseñaré a tu cuerpo que yo soy tu progenitor.”

Pensé que si lo provocaba un poco más saltaría hacia a mí rápidamente, pero no fue así. En vez de eso, vio hacia un lado tras de mí, es decir, hacia las gradas.

“Vengan y enséñenle a este tipo lo que les espera a quienes insultan a la nobleza.”

Dijo Riorg y entonces tres de los demonios en las gradas saltaron y bajaron hacia el coliseo.

“Ya veo. Pero, en serio, ¿te parece bien esto? Se supone que estamos en medio del examen.”

Pregunté y Riorg me respondió como si fuera algo natural.

“¿Es que te estás acobardando ahora?  Esto sigue siendo parte del examen. En vez de perder tiempo derrotando a uno por uno, es mejor de esta forma para ahorrar tiempo y esfuerzo. Además de que se supone vas a demostrarnos que eres el progenitor… ¿No te parece esta cantidad de contrincantes perfecta entonces?”

Aunque se suponía que el búho que volaba en el cielo era el árbitro, al parecer no iba a señalar ninguna falta contra las reglas.

Ya veo. Así que éste es otro de sus privilegios. Supongo que usan estos medios cuando alguna persona de la nobleza no logra alcanzar el poder de su oponente.

“Ya, pero ¿por qué cuatro a la vez?”

“Ya es tarde para quejas. Arrepiéntete de tus palabras y luego muere.”

“¿Acaso eres idiota? Estoy diciendo que cuatro son muy pocos.”

La expresión de Riorg se deformó aún más.

“¿Qué dijiste?”

“Voy a demostrar que soy el progenitor, así que cuatro debiluchos no son suficiente. Vamos, apresúrate y llama mejor a todos los tipos de esa fila.”

“Maldito…”

En ese momento, todos los demonios que habían estado viéndonos saltaron desde las gradas sin haber escuchado siquiera las órdenes de Riorg. Supuse que todos esos tipos eran de la nobleza, dado que cada uno de ellos me veía con una expresión de desagrado. En total serían unas ochenta personas aproximadamente.

“Bien dicen que las palabras son la fuente de todo mal.”

“No podría estar más de acuerdo. Si hubieras cuidado tus palabras, ahora no habría la necesidad de sacrificar a ochenta personas.”

Riorg frunció el ceño, pero de inmediato volvió a sonreír.

“Aun cuando eres un farsante que se hace llamar el progenitor y que merece ser asesinado sin piedad, nosotros poseemos nuestro honor como nobles. Tienes diez segundos. No haremos ningún movimiento en ese tiempo, así que aprovecha para preparar alguna magia poderosa o lo que sea.”

“Oh, mira qué bien hablas cuando hay más aliados a tu lado. Qué tipo más despreciable.”

Hasta hace solo un momento se enojaba por cualquier palabra que dijera, pero ahora bien que se ríe con una gran cantidad de gente a su lado.

“¿De verdad quieres seguir hablando? Los diez segundos ya están pasando.”

Al escuchar las palabras de triunfo de Riorg, no pude aguantar la risa.

“Kukuku, ajajajaja.”

“¿Qué es tan gracioso? ¿Acaso te volviste loco por el miedo?”

“¿Acaso aún no te das cuenta? Usa tu vista mágica.”

La vista mágica es la habilidad para poder ver el poder mágico. Luego de mi advertencia, Riorg aplicó magia en sus ojos y finalmente se dio cuenta con sorpresa del flujo de poder mágico que había a su alrededor. Probablemente vio que su propio poder mágico estaba descontrolándose. Al mismo tiempo, los demonios que me estaban rodeando elevaron una voz más parecida a un quejido.

“¿Q-Qué es esto, qué está pasando…? ¡El poder mágico… por sí solo….!”

“Esto es imposible… Ni siquiera había expandido nada de poder para crear un círculo mágico… ¡¡¡D-Detente!!!”

“Este tipo… ¡¡¿está aplicando magia al mismo tiempo para ochenta demonios de la nobleza?!!”

“¡¿Q-Qué hiciste?! ¡¡Dime qué fue lo que hicisteee!!”

Santo cielo, y creer que arman este alboroto sólo por algo como esto.

“Vamos, apresúrense y controlen sus poderes mágicos, de lo contrario…”

Los demonios que me estaban rodeando estaban tratando desesperadamente de controlar el poder mágico que se había generado mientras sus caras estaban pálidas, pero no lo lograron.

“Morirán.”

En ese momento, se escuchó un fuerte sonido. Las ochenta personas que habían bajado de las gradas explotaron como si se tratara de una mecha con pólvora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s