Maou Gakuin no Futekigousha Volumen 1 – Capítulo 1

Capítulo 1: Carta de Invitación a Delziged

 

Había pasado un mes desde mi reencarnación. En ese tiempo había aprovechado para investigar más en profundidad sobre el mundo de dos mil años después tras mi desaparición, pero sólo me encontré con que el conocimiento de la magia se había degenerado hasta puntos inimaginables.

Lo primero que debo mencionar es que al parecer los humanos no sabían de la Magia «Silka». En la era del mito, «Silka» era una magia básica, e incluso un humano capaz de usar magia de alto nivel podía llegar a reencarnarse. No obstante, en esta era, la cual era llamada irónicamente como la Era de la Magia, había pocos o ningún humano reencarnado.

Mientras tanto, Gustav e Izabela interpretaron mi existencia como la de un bebé superdotado, uno inteligente y con gran talento para la magia, dado que al parecer «Kurst» es considerada magia de alto nivel en esta época y está casi al límite de lo que ellos saben. Bueno, si no pueden reconocer a alguien reencarnado, supongo que no hay más remedio que aceptarlo. Pero lo inesperado no estaba sólo allí, sino en el hecho de que había reencarnado en un niño humano.

Hace dos mil años, había dejado mis semillas sobre estas tierras. Usando magia, creé a siete sirvientes con mi propia sangre y les impuse el deber de aumentar los familiares demonios. Esto era porque, para que mi reencarnación fuera perfecta, necesitaba hacerlo en alguien que heredara mi sangre. Tal y como fue mi voluntad, al parecer la sangre del Rey Demonio Ahnos se había expandido por el mundo, pero no pensé que llegaría incluso a mezclarse con la raza humana. Aunque, si realmente la lucha entre demonios y humanos terminó, supongo que el cruce de especies no es nada del otro mundo.

En cierta forma, en alguna parte de mi corazón al parecer yo también pensaba que los demonios y los humanos eran seres incompatibles. Antes de mi proceso de reencarnación, activé la magia para construir la puerta que separaría el mundo en cuatro y ésta tardó aproximadamente mil años en completarse. Luego de eso, los demonios y los humanos fueron separados, hasta el punto de que se les olvidaron los problemas que tenían con las otras razas. La prueba de ello estaba en el hecho de que, por lo visto, los humanos no sabían mucho sobre los demonios. Intenté preguntar a mis padres, pero su conocimiento era impreciso.

Al parecer, tenían entendido que la tribu llamada “demonios” son seres que viven en una tierra lejana, pero nada más que eso. Aunque, éste es el mundo de los demonios después de todo. El país donde estos residen, Delziged, debe de estar muy lejos de esta zona.

“¿Um?”

Pude sentir la presencia de magia desde el rabillo del ojo. Abrí la ventana, y al hacerlo un búho entró volando a mi habitación. La carta que llevaba en el pico cayó directamente en mis manos. Eso era una invitación a la Academia del Rey Demonio en Delziged.

“¿Academia del Rey Demonio…?”

Delziged era el nombre de mi castillo, pero no recuerdo que fuera una academia. Tal vez fue algo que construyeron en algún momento durante estos dos mil años, pero, de ser así, ¿qué es esto?

Ante mis ojos, el búho abrió lentamente su boca.

“Delziged es una escuela para guiar a los demonios nobles. En otras palabras, su misión es formar adecuadamente a los grandes demonios ligados la familia real, aquellos que heredaron la sangre del mismísimo Rey Demonio de la tragedia.”

Así que el Rey Demonio de la tragedia. Un nombre que no escucho desde hace mucho, aunque es el mío. Por aquellos tiempos me solían llamar el Rey Demonio Ahnos, pero supongo que con el paso del tiempo se transmitieron dos nombres distintos a mis descendientes

“Nuestro deber como directores de Delziged es nutrir las habilidades de todos los descendientes del Rey Demonio, en especial de aquellos más cercanos a su línea de sangre. Usted es uno de esos que ha heredado la sangre del progenitor, por ende, hoy le he traído la invitación por parte de la academia.”

Así que heredé la sangre del progenitor… Aunque, bueno, en realidad yo soy ese progenitor. Es igual, no creo que pueda sacarle mucha más información a un familiar, aunque supongo que llegó hasta aquí siguiendo el rastro mágico que corre a través de mi sangre.

A primera vista, este cuerpo reencarnado parecía otro más de los que habían heredado la sangre del progenitor, no obstante, si uno lo observaba con atención empleando la magia, se daría cuenta que la sangre ya había sido cambiada por completo a la del Rey Demonio Ahnos. En realidad, yo era tan sólo un bebé de un mes de edad, por lo que las condiciones parecían ser simplemente tener un rastro de la sangre del fundador y cierto grado de poder mágico. Aunque para los demonios la edad no importa a la hora de usar «Kurst».

“Se tiene dicho que este año será cuando el Rey Demonio progenitor volverá a la vida.”

Si sabe incluso eso, significa que el día de mi renacimiento fue calculado hasta el día de hoy.

“Este año, todos los estudiantes transferidos son prometedores, hasta el punto de haber llamado a este momento la Era del Caos. Se cree que el fundador podría haber reencarnado en uno de ellos. Estoy seguro que todos los demonios en Delziged gritarán de júbilo ante la llegada de nuestro progenitor.”

Ya veo. En otras palabras, en realidad es una academia para buscar a mi reencarnación. En ese caso debo ir a como dé lugar. Además, quisiera ver con mis propios ojos a mis descendientes, ya que dicen ser tan prometedores como para empezar una “era del caos”.

“Recibí la invitación sano y salvo.”

“Joven que recibiste la sangre de nuestro progenitor, te estaremos esperando.”

El búho se fue volando.

Si realmente tenía planeado ir a Delziged, entonces no podía mostrarme con esta forma, y por ende volví a utilizar «Kurst». Hice que mi cuerpo creciera una vez más hasta la edad de unos dieciséis años. Miré al espejo y lo que se aparecía reflejado allí era un joven de cabello y ojos negros. Siento que mi expresión se ve demasiado suave, pero al menos los rasgos de mi yo anterior siguen latentes. Bueno, después de todo reencarné en otro cuerpo, por lo que esto era obvio.

Salí de la habitación y me dirigí a la puerta principal de la casa. Justo ahora estaba en mitad de la noche; tanto mi padre como mi madre tendrían que estar dormidos, por lo que no había mejor momento para salir que ahora. Pensando en eso, puse la mano en la perilla de la puerta.

“¡¿Quién está ahí?!”

Pude escuchar la voz de mi madre desde mi espalda.

Ya veo, así que no estaba dormida. Eso no es bueno. Aparte que volví a crecer, así que supongo que no me reconocerá.

De cualquier forma, me giré para tratar de explicar la situación.

“¿Acaso eres Ahnos-chan? ¡¿Otra vez volviste a crecer?!”

Dijo mi madre mientras veía mi rostro.

“No pensé que me reconocerías.”

“Por supuesto que te reconozco. Aunque hayas crecido un poco más, sigues siendo tú, mi pequeño hijo.”

Aunque se siente algo fuera de lugar el hecho de que le llamen “pequeño” al hombre que una vez fue conocido como el Rey Demonio, no tenía caso tratar de arreglar eso ahora.

“¿A dónde vas tan tarde? Es peligroso que salgas a estas horas.”

Reencarnado o no, eso no cambia el hecho de que ahora soy el hijo de esta mujer. Ahora que me ha encontrado, supongo que no puedo irme sin decir nada más.

“Mamá, ¿has oído hablar de la Academia del Rey Demonio?”

Mi madre giró un poco el cuello, como si no supiera de qué estaba hablando.

“No la conozco. ¿Dónde está esa academia?”

“Un poco lejos de aquí. El lugar se llama Delziged.”

“¿Y qué sucede con esa academia de un país tan lejano?”

“Me llegó una invitación para transferirme, así que pensé en ir.”

“¡P-Por supuesto que no, eso queda demasiado lejos, es peligroso! ¡Además, tan sólo tienes un mes de edad!”

…Bueno, sólo un mes de edad que digamos… Ciertamente sólo tengo un mes de nacido, pero que traten a un reencarnado como un bebé no es de mi agrado. De cualquier forma, dudo que se crean la historia de que soy alguien reencarnado. Es decir, ella ni siquiera sabía de la existencia de la academia.

“No iré a un lugar tan lejano como Delziged. ¿Por qué no estudias mejor en una academia de magia que esté cerca de aquí?”

“No tengo necesidad de aprender nada sobre magia. Además, pensaba ir solo, así que no necesitas ir conmigo.”

“Por supuesto que no. Ya te dije que sólo tienes un mes de nacido, no puedo dejar que vivas solo a tan temprana edad. Además, ¿qué pasará con el dinero, de dónde sacarás un sustento para vivir?”

“Por supuesto lo conseguiré por mis propios medios.”

“¿Cómo? El mundo no es tan fácil como crees…”

Puse un poco de poder mágico en la palma de mi mano e hice aparecer varias monedas de oro.

“¿Eh…? Esto no es… esto no es dinero falso creado con magia… es dinero de verdad…”

Mi mamá en realidad era una tasadora experta, por lo que su valoración en cuanto a metales preciosos era buena.

Con esto supongo que ya debe darse cuenta que conseguir dinero es algo sencillo para mí.

“Ahnos-chan, ¿cómo hiciste esto? Ni siquiera el gran sabio del castillo podría usar esta magia.”

La sorpresa de mi madre era comprensible. Bastante compresible, ya que, después de todo, aquel sabio al que se refería a duras penas era uno de los pocos si no el único capaz de usar magia considerablemente. Incluso si se trataba de humanos, si uno no hubiese sido capaz de utilizar esta magia en la era del mito, habría sido el primero en morir sin lugar a dudas. Pero al parecer este mundo se ha convertido en uno bastante pacífico en este sentido.

“La creación de las cosas en este mundo es lo básico de lo básico de la magia de creación. Mamá, crear metales como mithril u olicalcon es para principiantes. Para mí, el Rey Demonio Ahnos, es como un juego de niños.”

¿Será que con esto creerá finalmente que soy un reencarnado…?

“I-Incluso si puedes usar esa clase de magia, la respuesta sigue siendo no. Además, Ahnos-chan, tu eres el único que te llamas a ti mismo por tu nombre. Escucha, ¿de acuerdo? Cuando uno se hace adulto, no se refiere a sí mismo en tercera persona.

Ya veo, así que allí está el problema…

“En primer lugar, ¿qué es esa Academia del Rey Demonio? ¿Qué clase de estudios imparten?”

¿Y ahora qué hago? Supongo que irme por la fuerza sería lo más fácil en esta situación.

“Escucha bien, Izabela.”

Dijo mi padre caminando desde el fondo de la casa.

“Uno no puede detener el camino que un hombre ha elegido en su vida.”

“Pero, querido, Ahnos-chan sólo tiene un mes de nacido, ¿recuerdas? Además, no sabemos nada de esa Academia del Rey Demonio.”

“Ya sabes el dicho: luego de tres días sin verse, uno tiene que abrir los ojos enormemente para poder reconocer a un hombre. En el caso de Ahnos sería un mes, por lo que tendríamos que abrir los ojos diez veces más. Aunque en realidad no creo que eso sea físicamente posible.”

Ciertamente. En este mes que he vivido con ellos hay varias cosas que he llegado a entender. Primero, mi madre se preocupa demasiado. Segundo, mi padre es un poco tonto.

“Tranquilo, Ahnos, tu padre lo entiende muy bien. Esa academia es aquella escuela para nutrir al futuro rey de los magos, ¿no es así? Eres muy bueno con la magia, por lo que entiendo que quieras ir allí.”

“…Más o menos, más o menos es eso…”

En realidad no es para nada eso, pero dejémoslo así por ahora.

“No te preocupes y ve, Ahnos.”

Dijo mi padre con un tono fuerte, como si estuviera apoyándome con un golpe en la espada.

“¿Estás seguro?”

Mi padre asintió.

“Sin embargo, nosotros también iremos contigo.”

…Perdón, ¿qué?

“Apoyar el camino que tu hijo toma es el deber de un padre. No obstante, sólo tienes un mes de haber nacido; aún eres muy joven.”

“…No creo que debas preocuparte de eso.”

Mi padre hizo unos movimientos con el dedo como diciendo “no no no”.

“No estás entendiendo. Escucha, Ahnos. Cuando un hijo sale de viaje, los padres se sienten muy solos, y más ahora que sólo has pasado con nosotros un mes.”

No pensé que mi padre fuera a usar la palabra “solos”. Será mejor no estirar más esta conversación, o al menos eso creo.

“Izabela, tú también te sentirías triste, ¿verdad?”

“Sí… no puedo evitarlo. Después de todo, sólo ha pasado un mes desde que naciste. De verdad que lo lamento… Estoy segura que eres un prodigio con un gran poder entregado por dios, y quizá pienses que soy un estorbo ahora mismo, pero ¿no podrías quedarte con nosotros un poco más?”

Con todo eso dicho, ni siquiera yo sería capaz de no responder nada.

Antes de reencarnar yo no tenía a nadie a quien pudiera llamar padres. Mi madre había muerto, mi padre un tanto de lo mismo. O tal vez me abandonó, ni siquiera lo sé. En todo caso, nunca hubo una ocasión en la que haya hablado con mis padres. Aunque, no es como si realmente me importara. Pero…

“Si se van a sentir tristes, supongo que no queda otra.”

Respondí eso y mi madre mostró una gran expresión de alegría.

“¡Bien, está decidido! Comencemos a preparar la mudanza ahora mismo. Claro, no se preocupen, soy un herrero; ¡no importa a dónde vaya, siempre habrá un lugar donde poder conseguir dinero para vivir con esa profesión!”

Y entre una cosa y otra, decidimos mudarnos los tres a Delziged.

Un comentario en “Maou Gakuin no Futekigousha Volumen 1 – Capítulo 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s